Germanor: Expresión de solidaridad

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol        En su Carta a los Gálatas, el apóstol Pablo les cuenta la visita que él y Bernabé hicieron a Jerusalén, después de catorce años de ausencia. Recojo literalmente el relato, que tiene este sabor de primitiva cristiandad: «Santiago, Pedro y Juan, considerados como columnas, nos dieron la mano a Bernabé y a mí, en señal de solidaridad, de acuerdo en que nosotros fuéramos a los gentiles y ellos a los judíos. Una sola cosa nos pidieron: que nos acordáramos de sus pobres, y esto lo hemos tomado muy a pecho».

Introduzco de este modo mi reflexión de hoy sobre la Jornada de «Germanor» que celebra la Iglesia. En ella se hace una colecta extraordinaria en las iglesias locales para servir mejor y más adecuadamente a las necesidades que atendemos desde las parroquias y la misma archidiócesis.

Ya sabéis los variados campos en los que trabajamos a favor de la sociedad: Cáritas, formación y catequesis, atención a los enfermos, celebraciones sacramentales, pastoral de la juventud, misiones, ayuda al Tercer Mundo, conservación y rehabilitación de templos, etc.

Lógicamente se necesitan medios para esta gran labor, tan necesaria para socorrer a personas que necesitan formación o los primeros cuidados de higiene y alimentación. No hacen falta muchos argumentos para desarrollar esto, porque son evidentes las necesidades extremas en que se encuentran muchas personas, y si de algo ha servido la crisis ha sido para ponerlas sobre la mesa.

El lema de la Jornada de «Germanor» de este año es «Participar en tu parroquia es hacer una declaración de principios». En mis visitas pastorales me produce un gran gozo ver una parroquia en la que hay una participación activa de los seglares junto al sacerdote, en la liturgia, en las actividades sociales, asistenciales y formativas.

La parroquia es la célula más próxima a las personas de este cuerpo que es la Iglesia, que es cuerpo de Cristo. Precisamente por ello, cada comunidad está en contacto con las otras. En la encíclica La Iglesia vive de la Eucaristía, Juan Pablo II señalaba que «una comunidad realmente eucarística no puede encerrarse en sí misma, como si fuera autosuficiente, sino que ha de mantenerse en sintonía con todas las demás comunidades católicas». Es la misma idea que subyace en el encuentro de Jerusalén, que he mencionado al comienzo, entre Pablo y Bernabé y los apóstoles que se quedaron en la Ciudad Santa.

Os agradezco de antemano la expresión de solidaridad que marcará esta jornada de «Germanor».

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.