Día de la Iglesia Diocesana 2014

Ramón del HoyoMons. Ramón del Hoyo        Queridos fieles diocesanos:
1. El domingo 16 de noviembre, celebramos el Día de la Iglesia Diocesana. Este año tiene como lema: “Participar en tu parroquia es hacer una declaración de principios”. 
 Quiero destacar en esta señalada jornada el sentido de pertenencia a una gran familia que es la Iglesia Diocesana, extendida por el amplio territorio de nuestra provincia, en su diversidad de parroquias, comunidades religiosas de vida activa y contemplativa, instituciones, organismos y consejos, su inmenso potencial humano de laicos comprometidos en las más variadas tareas, sacerdotes, religiosos y religiosas… Como Obispo siento un profundo gozo cuando contemplo esta mies, al tiempo que con gratitud pongo ante el Señor, el Buen Pastor, los anhelos y esperanzas de esta gran familia: como el despertar de los niños, la inquietud y la fuerza de los jóvenes –futuro de nuestra Iglesia-, los sufrimientos y luchas de quienes buscan un trabajo digno, el dolor unido a Cristo Redentor de los enfermos y quienes ya no se valen por sí mismos y, sobre todo en este curso, las “Iglesias domésticas”, en cada familia.
 2. Todos, desde el más pequeño hasta el de más edad, en los distintos ámbitos en que se desarrolla nuestra vida como cristianos, somos Iglesia, somos familia diocesana. Esto nos anima: porque ante Dios caminamos juntos llevados de su mano. ¡Qué bella es la Iglesia! y qué responsabilidad personal tenemos al poner Dios en nuestras manos, el servicio de la comunidad y de los hermanos, los dones y talentos que cada uno hemos recibido. Por favor, no escondamos esos talentos, al contrario hagamos que fructifiquen con su ayuda. Recordemos aquellas palabras de Jesús: “A quien más se le dio más se le exigirá”. Como Pastor de la Iglesia diocesana estas palabras me interpelan y animan pero también os exhorto a que las hagáis vuestras.
3. Por otra parte, este “ser familia diocesana”, “ser Iglesia”, conlleva poner cada vez mayor empeño en superar divisiones, no pocas veces provocadas por nuestras limitaciones humanas, como  el protagonismo o los particularismos, que impiden una apertura más allá de nuestro pequeño grupo o comunidad. Estos pecados nos hacen mal, y ponen obstáculos a la misión de la Iglesia para anunciar la alegría del Evangelio, que es tarea fundamental.
 Las palabras del Papa Francisco en su Exhortación Apostólica Evangelii gaudium son clarificadoras:“Cada Iglesia particular, porción de la Iglesia católica bajo la guía de su obispo, también está llamada a la conversión misionera. Ella es el sujeto primario de la evangelización, ya que es la manifestación concreta de la única Iglesia en un lugar del mundo, y en ella «verdaderamente está y obra la Iglesia de Cristo, que es Una, Santa, Católica y Apostólica». Es la Iglesia encarnada en un espacio determinado, provista de todos los medios de salvación dados por Cristo, pero con un rostro local” (Eg, n. 30).
 4. Finalmente, en este Día se nos invita a llevar a cabo un gesto de “comunicación cristiana de bienes”. Gracias por la generosidad de tantos cristianos, y hombres y mujeres de buena voluntad que valoran la importante labor que la Iglesia realiza en nuestra sociedad. El año pasado la colecta de este día ascendió a 57.693,80 € con los que pudo ayudarse a las Comunidades más necesitadas. También es importante el ingreso por las domiciliaciones de cuotas a favor de la  Iglesia diocesana que ascendió en el año 2013 a 8.570,52 €.
  Vivamos esta jornada con el deseo de que aumente nuestro amor a la Iglesia diocesana. Queridos hermanos sacerdotes, consagrados y laicos, procuremos seguir creciendo en el conocimiento de esta rica realidad de la Iglesia diocesana, que es comunión, que es caridad, que es misión.
   Con mi saludo y bendición.
+ Ramón del Hoyo López
    Obispo de Jaén
Mons. Ramón del Hoyo
Acerca de Mons. Ramón del Hoyo 149 Articles
Mons. Ramón del Hoyo nació el 4 de septiembre de 1940 en Arlanzón (Burgos). Cursó estudios en los Seminarios Menor y Mayor de Burgos, entre 1955 y 1963. Obtuvo la Licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca (1963-1965) y el Doctorado en la Pontificia Universidad Angelicum (1975-1977). Fue ordenado sacerdote para la archidiócesis de Burgos el 5 de septiembre de 1965. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis burgalesa. Comenzó como coadjutor de la parroquia de Santa María la Real y Antigua y Director espiritual de la Escuela media femenina “Caritas”, entre 1965 y 1968. Desde este último año y hasta 1974 fue Notario eclesiástico y Secretario del Tribunal Eclesiástico. Además, en el año 1972 fue nombrado Provisor-adjunto de la Curia de Burgos y en 1978 Provisor, cargo que desempeñó hasta 1996. También fue Vicario Judicial del Tribunal Eclesiástico Metropolitano desde el año 1978 y hasta 1993, cuando fue nombrado Vicario General y Canónigo y Presidente del Capítulo Catedral Metropolitano. Estos cargos los compaginó, desde 1977 y hasta su nombramiento episcopal, con la docencia en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, como profesor de Derecho Canónico. El 26 de junio de 1996 fue nombrado obispo de Cuenca y recibió la ordenación episcopal el 15 de septiembre del mismo año. El 19 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo de Jaén, diócesis de la que tomó posesión el 2 de julio de 2005. El papa Francisco acepta su renuncia al gobierno pastoral de esta diócesis el 9 de abril de 2016 y le nombra administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor,el 28 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de la que fue presidente de 2005 a 2011. Ha sido miembro del Consejo de Economía desde 2012 a 2017. También fue miembro de la “Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia”, que se creó con el encargo de preparar la Declaración y la promoción de la figura del nuevo Doctor.