Vivir la fe en las grandes ciudades

Mons. Lluís Martínez SistachMons. Lluís Martínez Sistach       Este mes de noviembre tendrá lugar en Barcelona la segunda fase del Congreso Internacional sobre la Pastoral de las Grandes Ciudades. Será del 24 al 26, y se clausurará en Roma el día 27, con una audiencia privada del papa Francisco.

En este escrito quisiera aportar unas reflexiones muy presentes en la primera fase, sobre todo en el aspecto de cómo vivir la fe cristiana en las ciudades de hoy, cada vez más marcadas por el pluralismo cultural y religioso y por la presencia de muchos pobres. También he tratado esta cuestión en la carta pastoral Una Iglesia samaritana en medio de las grandes ciudades, en la que ofrezco unas propuestas de acción comparando el documento del papa Francisco La alegría del Evangelio con nuestro Plan pastoral para los años 2011-2015, titulado Haced lo que Jesús os diga.

No se puede olvidar que la ciudad es un «ámbito multicultural», dice el papa Francisco en su documento programático mencionado anteriormente –la exhortación La alegría del Evangelio. «En las grandes urbes puede observarse -añade- un entramado en el que grupos de personas comparten las mismas formas de soñar la vida e imaginarios similares y se constituyen en nuevos sectores humanos, en territorios culturales, en ciudades invisibles. Variadas formas culturales conviven de hecho, pero muchas veces ejercen prácticas de segregación y de violencia. La Iglesia está llamada a ser servidora de un diálogo difícil.»

El actual mundo globalizado se hace presente de una manera especialmente visible en las grandes ciudades, aunque también fuera de ellas. Por eso, no es exagerado afirmar que la respuesta al pluralismo cultural y religioso constituye uno de los retos fundamentales para todas las religiones, también para el cristianismo. Hoy hay que abrirse al conocimiento y al diálogo con todas las culturas y religiones. No se trata de relativizar la propia religión ni de caer en el sincretismo o en el indiferentismo religioso. Para poder dialogar, hay que ser consciente de la propia identidad y estar arraigado; de otro modo, podríamos decir que el mismo diálogo se hace inútil o imposible.

Juan Pablo II, con la iniciativa del año 1986, cuando se reunió en la ciudad de Asís con representantes de las grandes religiones del mundo, y el actual papa Francisco, que ha promovido después de su viaje a Tierra Santa un encuentro para orar en el Vaticano con presencia de judíos, musulmanes y cristianos, nos indican un camino. Un camino que debe tener continuidad y no quedarse en unos hechos simbólicos e interesantes pero aislados y sin consecuencias más allá del evento mismo.

La inserción de la Iglesia en las culturas urbanas -como se dijo en la primera fase del Congreso- le pide escuchar mucho y hacerlo con mucha humildad. Por eso, la Iglesia se propone anunciar la Persona de Jesús con coraje y con confianza, y mejorar cada vez más su testimonio por los caminos del diálogo, la formación cristiana, la acogida y la solidaridad sobre todo con los pobres como expresión de la fe cristiana. Es decir, construir día tras día una Iglesia del servicio, a la que, con una famosa parábola de Jesús, llamamos una Iglesia samaritana.

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.