El bautismo, un nuevo nacimiento (I)

perez_gonzalezMons. Francisco Pérez       Un discípulo nocturno de Jesús llamado Nicodemo escuchó del mismo Jesús que el Bautismo es un “nuevo nacimiento”. “Es necesario renacer de arriba –del Espíritu…. El que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de los cielos” (Jn 3, 5). El Bautismo lo instituyó Jesús cuando se hizo bautizar por Juan en el Jordán. Después de su Resurrección, antes de ascender al cielo, dejó a sus discípulos el mandato: “Id y haced discípulos de todos los pueblos bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28, 19). Estas citas evangélicas fundamentan toda la teología sobre el Bautismo.

Bautizar significa bañar, lavar, sumergir en el agua. La acción de lavarse se realiza en muchas culturas con sentido religioso para expresar un lavado exterior y también una purificación interior. De hecho el bautismo de Juan el Bautista era un lavado exterior que expresaba la decisión de convertirse y cambiar de vida. El Bautismo de Jesús supera a todas las antiguas abluciones rituales. Ya lo dice San Juan Bautista: “El os bautizará con Espíritu Santo y fuego” (Mt 4,11). Jesús resucitado aclara a sus discípulos la diferencia sustancial que hay entre el bautismo de Juan y el suyo: “Juan bautizó con agua; pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días” ( Act 1,5; cf Lc 24,49). ¿Qué significa esto? Pues que sucede una transformación interior profunda, en el alma. Se produce una purificación total del espíritu con el perdón de los pecados y una plenificación de la gracia por la cual muere “el hombre viejo con todas sus obras y nace el hombre nuevo, que sin cesar se renueva” (Col, 3, 9).
El ritual del bautismo tiene una bendición solemne del agua, con descripciones muy ilustrativas que indican su importancia. Se recuerda cómo Dios se sirve del agua para significar la gracia del bautismo. Se repasa la existencia del agua desde su origen en la creación, de sus efectos en el diluvio, el paso del Mar Rojo y el bautismo de Jesús en el Jordán. Esta bendición se realiza pidiendo al Espíritu Santo, que es el autor de la eficacia de los signos sacramentales, que conceda a esa agua el poder de santificar.

El agua es la materia principal del bautismo. Para comprender este sacramento el camino más inmediato y fácil es analizar el significado del agua. El agua produce vida, lava, satisface la sed y también mata. Todos estos símbolos se hacen realidad en nuestras almas en el bautismo. El agua es indispensable para vivir. Donde no hay agua se produce el desierto, no hay vida. El agua también quita la sed. Un pasaje bautismal del Evangelio es el diálogo de Jesús con la samaritana. “El que beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en fuente de agua que brota hasta la vida eterna” (Jn 4, 12).

Sin duda el simbolismo más fundamental es el del agua que destruye y desde allí mismo renace una nueva vida. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento destacan cómo el agua es un agente de destrucción y después, también, causa de lo nuevo. El bautismo es como el diluvio que arrasó la humanidad que estaba infectada por el mal y dio origen a un nuevo pueblo servidor de Dios. El paso del pueblo de Israel por el Mar Rojo es el símbolo de cambiar la esclavitud por la libertad de los hijos de Dios, el pecado por la gracia y la muerte por la vida.

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 349 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).