Una sola familia, alimentos para todos

Mons. Alfonso MilianMons. Alfonso Milián           Hace un año Caritas Internacional, con las ciento sesenta y cuatro Cáritas nacionales que la constituyen, inició la campaña Una sola familia, alimentos para todos, con la intención de que en 2025 se haya terminado el hambre en el mundo. El papa Francisco la viene apoyando con fuerza, porque, como dijo al ponerla en marcha, es un escándalo que «casi mil millones de personas todavía sufran hambre hoy…; no podemos mirar a otra parte, fingiendo que el problema no existe…; porque los alimentos que hay a disposición en el mundo bastarían para quitar el hambre de todos…; Invito a todas las instituciones del mundo a dar voz a todas las personas que sufren silenciosamente el hambre, para que esta voz se convierta en un rugido capaz de sacudir al mundo».

En Madrid se lanzó esta campaña el 10 de diciembre, coincidiendo con el Día Internacional de los Derechos Humanos, con el apoyo de Cáritas Española y de Manos Unidas. Os recuerdo las palabras que dije en la presentación de la misma en la Universidad de Comillas: «Esta campaña nos convoca a intensificar la lucha contra la pobreza y el hambre, movilizando más todavía a los agentes pastorales y a los fieles, así como a todas las personas de buena voluntad, en asociación con otros actores que comparten nuestros valores y nuestras convicciones».

Recordemos que el primer Objetivo de Desarrollo para el Milenio es eliminar el hambre y la pobreza. Algo se ha conseguido, pero no es suficiente. La Confederación de Caritas Internacional, unida a muchas otras organizaciones, sigue en la brecha con renovado ánimo y buena voluntad para poner fin al sufrimiento de millones de seres
humanos que sufren el hambre en nuestro mundo.

Son muchas las acciones que se vienen realizando en esta Campaña. En estos días Cáritas viene exhortando a los gobiernos de todo el mundo para que asuman entre sus objetivos el derecho de todos a la alimentación. En mayo de 2015, Cáritas Internacional celebrará en Roma su Asamblea General centrada en la eliminación de la pobreza. E inmediatamente después, participará en la Exposición Universal de Milán 2015 con el lema Alimentar el planeta, energía para la vida. También se hará llegar esta problemática a las Naciones Unidas.

Es posible que ante la magnitud de problema muchos se pregunten: ¿pero yo qué puedo hacer? Y, sin embargo, es muy importante lo que cada uno haga, porque cualquier cambio que se pretenda conseguir en el comportamiento global debe originarse primero y sobre todo en cada uno, en nuestra capacidad de ver el rostro de Jesús en los que pasan hambre. Para alcanzar el objetivo propuesto debemos sentirnos una misma familia humana y trabajar con espíritu de compasión. No olvidemos nunca que la unión hace la fuerza.

Así lo dio a entender Jesús en la multiplicación de los panes: cuando se comparte lo que tenemos, hay para todos e incluso sobra. Compartamos lo que tenemos, con caridad cristiana, con los que no logran satisfacer una necesitad tan primaria como es la alimentación y, a la vez, seamos promotores de una auténtica cooperación que permita a
todos alcanzar una vida digna.

Con mi afecto y bendición.

+ Alfonso Milián Sorribas
Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Articles
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.