Beato Pablo VI, ¡enséñanos a amar a Cristo y a la Iglesia!

Mons. VivesMons. Joan E. Vives      Este domingo en San Pedro del Vaticano, el Papa Francisco beatificará al gran Papa del siglo XX, Pablo VI(Concesio, Brescia 1897 – Castel Gandolfo 1978). Hagamos acción de gracias porque esta beatificación ha sido muy esperada y es portadora de gran alegría para todo el Pueblo de Dios. Giovanni Battista Montini, después de su buen trabajo en la Secretaría de Estado, del acompañamiento de los laicos de Acción Católica, y como Arzobispo de Milán, fue el Sucesor de Pedro durante quince años (1963-1978). Entre los elementos más decisivos de su pontificado nos interesa destacar la continuación y clausura del Concilio Vaticano II, que había sido convocado por san Juan XXIII, y agradecer que todos los documentos lleven su firma, «Yo, Pablo, obispo de la Iglesia Católica». Fue Pablo VI quien promulgó la Constitución «Sobre la Sagrada Liturgia», quien creó la Comisión para la ejecución de la reforma litúrgica, y quien nos dio los libros de la reforma litúrgica del Vaticano II, con la que actualmente todos rezamos y que acertadamente llamamos de Pablo VI: Misal, Liturgia de las Horas y Rituales de los Sacramentos, así como que fue él quien aprobó el fomento de la acción pastoral litúrgica en todo el mundo, con adaptaciones culturales y lingüísticas por parte de los episcopados, que han tenido una enorme influencia en las diversas culturas con las que la humanidad creada por Dios se expresa, vive y encamina su futuro. Lo fue también para la lengua y la cultura catalanas.

Él inició su pontificado renunciando a la tiara que subastó para los pobres. Inició los grandes viajes a Tierra Santa, India, Colombia, Filipinas y la ONU. Nos ofreció grandes textos magisteriales sobre la Iglesia que se hace diálogo, el Progreso de los Pueblos, la Vida Humana -defendiendo con coraje y profetismo el matrimonio, la familia y la vida-, y sobre la Evangelización. Reformó e internacionalizó la Curia, trabajó mucho por el ecumenismo, y dio empuje al Sínodo de Obispos y en último término a la Iglesia de comunión y de servicio que el Vaticano II había reclamado. Hombre de finura y de inteligencia, de escucha humilde, de serenidad interior, de amor incondicional a Cristo y a la Iglesia. Él nos enseñó a amar y a sufrir por la Iglesia amada, y a servir a la humanidad, ya que sufrió mucho debido a las crisis de todo tipo en el postconcilio. De él dijo el Cardenal Pironio:«Su vida y su ministerio manifiestan un hombre de profunda oración, de particulares experiencias contemplativas, de especial penetración de las Escrituras y los misterios de la Fe. Un hombre contemplativo, siempre conducido por el Espíritu Santo».

Ahora la Iglesia nos lo entrega como modelo e intercesor para nuestras vidas. Agradezcamos la vida y los ejemplos del gran Papa Pablo VI, Y que él continúe orando por la Iglesia, tal como lo expresaba bellamente en su Testamento: «Siento que la Iglesia me rodea: ¡oh, Iglesia santa, una y católica y apostólica, recibe mi supremo acto de amor con mi bendición y saludo!». Y lo que él pedía al final de aquel espléndido texto: «Sobre la situación de la Iglesia; que escuche las palabras que le hemos dedicado con tanto afán y amor. Sobre el Concilio: que se lleve a cabo felizmente y que se traten de cumplir con fidelidad sus prescripciones. Sobre el ecumenismo: que se continúe la labor de acercamiento a los Hermanos separados, con mucha comprensión, mucha paciencia y gran amor; pero sin desviarse de la auténtica doctrina católica. Sobre el mundo: que nadie piense que se le ayuda adoptando sus criterios, su estilo y sus gustos, sino procurando conocerlo, amándolo y sirviéndole». ¡Beato Pablo VI, papa, enséñanos a amar de corazón a Cristo y a la Iglesia!

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 367 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).