“RENACE LA ALEGRÍA” ante el DOMUND de este año

Mons. Julian LópezMons. Julián López      Queridos diocesanos:

El domingo 19 de octubre, XXIX del Tiempo durante el Año, tendrá lugar la Jornada Mundial de las Misiones, el DOMUND, coincidente este año con dos importantes acontecimientos eclesiales, la beatificación del Siervo de Dios el papa Pablo VI y la clausura de la III Asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos dedicada a la Familia. De este último acontecimiento ya os he informado en mi carta anterior. Ahora quiero fijarme en los otros dos. Quienes tuvimos la suerte de conocer personalmente al nuevo beato porque le vimos y escuchamos de cerca y no una vez sino muchas -fue el papa de mis años de estudios en Roma- no nos hemos olvidado de su figura, de sus gestos elocuentes y de su gran amor a la Iglesia.

Pablo VI fue el papa que condujo a puerto el Concilio Vaticano II y puso en marcha su aplicación. Su figura ha estado algo olvidada entre san Juan XXIII y san Juan Pablo II, pero él puso a la Iglesia en diálogo con la cultura, el arte y el pensamiento de hoy. Él inició y dirigió también la reforma litúrgica. En el domingo de las Misiones no podemos olvidar su gran empeño en acercarse a la sociedad y en llevar el evangelio a foros hasta entonces cerrados a la Iglesia Católica, como la ONU y otros organismos. Pablo VI fue el primero en hablar de la alegría del Evangelio, idea que ha recuperado y lanzado de nuevo el papa Francisco precisamente citando a su antecesor al referirse a la dulce y confortadora alegría de evangelizar… Y ojalá el mundo actual –que busca a veces con angustia, a veces con esperanza– pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo” (“Evangelii gaudium”, 9).

Alegría de evangelizar, alegría del Evangelio, dos expresiones que se dan la mano en esta otra tomada precisamente como lema de la próxima Jornada Mundial de las Misiones: Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría(ib., 1). Es verdad, en muchos corazones está brotando de nuevo la alegría gracias a los evangelizadores que transmiten y comparten la buena nueva, o sea, el anuncio de Jesús. Especialmente en los países y en los ambientes donde Jesucristo no era conocido suficientemente, nace y renace la esperanza, la paz, la salud, la alegría. ¿Cómo no pensar en los misioneros y misioneras como el P. Miguel Pajares y el religioso leonés Manuel García Viejo, víctimas ambos del ébola y que han conmovido a toda la sociedad? Todavía hay hombres y mujeres capaces de olvidarse de sí mismos para manifestar el amor de Dios a los pobres, a los enfermos, a los últimos en tantos lugares. Al conocer sus vidas y percibir su testimonio “renace la alegría”. Recemos por ellos, ayudémosles económicamente, y ojalá surjan también quienes les imiten. Con mi cordial saludo y bendición:

+ Julián López,

Obispo de León

 

Sumario ¿Cómo no pensar en los misioneros y misioneras como el P. Miguel Pajares y el religioso leonés Manuel García Viejo, víctimas ambos del ébola y que han conmovido a toda la sociedad? Todavía hay hombres y mujeres capaces de olvidarse de sí mismos para manifestar el amor de Dios a los pobres, a los enfermos, a los últimos en tantos lugares.

Mons. Julián López
Acerca de Mons. Julián López 166 Articles
Mons. D. Julián López Martín nace en Toro (Zamora) el 21 de abril de l945. Estudió en el Seminario Diocesano de Zamora y en el P. Instituto de San Anselmo de Roma, donde obtuvo el doctorado en Teología Litúrgica en 1975, como alumno del P. Colegio Español y del Centro Español de Estudios Eclesiásticos anexo a la Iglesia Nacional Española de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Zamora el 30 de junio de 1.968. CARGOS PASTORALES Fue coadjutor de Villarín de Campos y cura ecónomo de Otero de Sariegos (1968-1970), coadjutor de la parroquia de Cristo Rey en Zamora (1973-1989) y, desde 1978, canónigo Prefecto de Sagrada Liturgia de la Catedral de Zamora y delegado diocesano de Pastoral Litúrgica, miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores desde 1984. Ha sido también consiliario diocesano del Movimiento Familiar Cristiano (1976-1986) y consiliario de la Zona Noroeste de este Movimiento (1980-1983). Profesor de Religión en el Instituto "Claudio Moyano" (1975-1976) y en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado en Zamora (1981-1983). Ha sido director del Centro Teológico Diocesano "San Ildefonso" y de la Cátedra "Juan Pablo II" (1984-1992); delegado diocesano para el IV Centenario de la Muerte de Santa Teresa de Jesús (1980-1982); Año de la Redención (1983-1984); Año Mariano Universal (1987-1988); V Centenario (1992) y Congreso Eucarístico de Sevilla (1993). Profesor de Liturgia y Sacramentos de la Universidad Pontificia de Salamanca (1975-1981 y 1988-1994), ha sido también Presidente de la Asociación Española de Profesores de Liturgia (1992-1995), habiendo impartido clases en las Facultades de Teología de Burgos (1977-1988) y de Barcelona (1984-1989). El 15 de julio de 1994 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo por el Papa Juan Pablo II, tomando posesión el 25 de agosto del mismo año. Cargo que desempeñó hasta su nombramiento como Obispo de León el día 19 de marzo de 2002, tomando posesión el 28 de abril. El 6 de julio de 2010 Benedicto XVI le nombró miembro de la congregación para el Culto Divino de la Santa Sede. En la CEE ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 1996 a 1999. De 1993 a 2002 formó parte de la Comisión de Liturgia y desde 2002 a 2011 fue Presidente de dicha Comisión. Desde 2011 es miembro de ella