Siete nuevos diáconos y un sacerdote para la Iglesia de Segorbe-Castellón

Segorbe-Castellón diáconosEl obispo de la Diócesis de Segorbe-Castellón ordenó este domingo día 12 de octubre en la Catedral de Segorbe a siete nuevos diáconos y un sacerdote de los dos seminarios diocesanos: seis diáconos del Redeptoris Mater y un diácono y un sacerdote del Mater Dei.

Mons. Casimiro López Llorente dijo a los ordenados que la Iglesia los necesita para ser servidores y estar siempre en actitud de servicio. Y les pidió que sean “auténticos y genuinos, cercanos, accesibles y estén siempre disponibles para todos y deseosos de comunicar Vida”.

“Lo más importante –dice el obispo–  no es el oficio o la tarea que desempeñamos o las muchas horas que le dedicamos; lo más importante es que seamos hombres apasionados de Cristo y de la gente y transmitamos la misericordia de Dios para todos”.

Mnos. Casimiro López Llorente señaló como prioridad en la vida del sacerdote y del diácono “el coloquio personal con Cristo en la oración”, como “condición para el trabajo por los demás”.

Al finalizar la celebración, el obispo sorprendió a ordenados y asistentes al hacer públicos los nuevos nombramientos: Alipio Bibang, ordenado presbítero, irá de vicario a la parroquia de San Bartolomé y San Jaime de Nules; Alexander Alzate, a la parroquia de Santo Tomás de Villanueva; Francisco Javier Fernández, a la Arciprestal e Vilareal; Manuel Díaz, a la parroquia de San Bartolomé y San Jaime de Nules; Samuel Torrijo, a La Merced de Burriana; Andrea Ricci a la parroquia de Benasal; Isaac Leiza, a la parroquia de Benicasim y secretaría particular del obispo; y Pedro Segarra, a la parroquia de la Trinidad de Castellón.

Estos siete nuevos diáconos serán ordenados sacerdotes por el obispo diocesano el próximo mes de abril.

(Diócesis de Segorbe-Castellón)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41467 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).