La Iglesia y la familia

Mons. Lluís Martínez SistachMons. Lluís Martínez Sistach      Comienza hoy en Roma la asamblea del Sínodo de los Obispos, que se prolongará hasta el domingo 19 de octubre. Es la tercera vez que se convoca una asamblea extraordinaria de esta institución, creada por Pablo VI como uno de los frutos del Concilio Vaticano II. Este Sínodo tiene carácter extraordinario y será como la preparación de la asamblea ordinaria del Sínodo, prevista para otoño del año que viene, la cual tendrá también como tema de sus deliberaciones las cuestiones relacionadas con la familia.

El papa Francisco, desde el inicio de su pontificado, ha manifestado su voluntad de instaurar la sinodalidad -término que significa hacer camino juntos– en el gobierno de la Iglesia. Este deseo, ya manifestado en las reuniones de los cardenales previas al cónclave del año 2013, ha llevado al Papa a nombrar un equipo de ocho cardenales ajenos a las estructuras de la Curia romana, con los que se reúne periódicamente durante varios días para analizar las cuestiones relativas a la vida de la Iglesia.

Es deseo del papa Francisco dar más valor y relevancia al Sínodo de los Obispos, que es una de las manifestaciones habituales de la sinodalidad eclesial. El hecho mismo de confiar a un cardenal -Lorenzo Baldisseri- la secretaría del Sínodo Episcopal manifiesta la voluntad de potenciar esta institución.

El tema de esta asamblea es «Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización»; un tema amplio que incluye retos importantes. Otro nombramiento significativo hecho por el papa Francisco ha sido el del arzobispo Bruno Forte -teólogo prestigioso, bien conocido en Barcelona, donde ha dado cursos y conferencias- como secretario especial del evento. Este ha declarado que el objetivo es «escuchar los problemas y expectativas que hoy en día se viven en tantas familias, mostrarnos cercanos a ellas y ofrecerles de manera creíble la misericordia de Dios y la belleza de la respuesta a su llamada».

Una expresión de la voluntad de realismo del Santo Padre ha sido hacer una consulta amplia -sintetizada en 38 preguntas- que se ha hecho llegar a Roma. Este trabajo preparatorio culminó el pasado 24 de junio con la publicación del Documento de trabajo de la asamblea. En estos documentos se manifiesta claramente un deseo de ir a fondo, desde la presentación de la familia como una comunidad de vida y de amor, pasando por la preparación remota y próxima de los jóvenes para celebrar el matrimonio, hasta la situación de los divorciados vueltos a casar.

A los cambios en la metodología de trabajo del Sínodo, hay que añadir la relevancia de cuestiones como las citadas que afectan a los miembros de la Iglesia católica. Por todas estas circunstancias, el Sínodo que se hace en Roma se presenta como un momento muy relevante para definir el estilo y los objetivos del pontificado del papa Francisco.

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.