María, un catecismo viviente y pedagógico

Mons Ángel RubioMons. Ángel Rubio      Fue el Papa San Juan Pablo II quién concluyó la Exhortación Apostólica Catechesi Tradendae publicada en el segundo año de su pontificado —16 de octubre de 1979— llamando a la Virgen “catecismo viviente”. Podemos describirlo con siete escenas evangélicas y pedagógicas.

  1. En el misterio de la encarnación. La Virgen dialoga y pregunta al ángel que viene de parte de Dios. Acepta su palabra. Será el Espíritu Santo quien fecunda las entrañas de María. Catequesis aprendida y con respuesta generosa. A veces experimentamos la cercanía de Dios y otras nos es más difícil. Pero Él nos ofrece el camino para que podamos encontrarle. ¡Hágase en mí según tu palabra! Pedagogía del diálogo.
  2. En la visitación a su prima Isabel. Como tantos catequistas María se pone en camino con dificultades “hacía la montaña”, a la periferia. Lleva  en sus entrañas a Jesús para que quien se acerque a ella lo note y salte de alegría, como Juan el Bautista en el vientre de Isabel. El catequista como la Virgen, sale de sí y sale al encuentro del otro. Hacerse cargo del otro es ocuparse de que nadie quede al margen del camino y cantar las maravillas de Dios. Pedagogía de la alegría.
  3. En el nacimiento de Belén. La contemplación del misterio en silencio es catequesis. Mirar y dejarse mirar por el que nació, pobre en Belén, de María la Virgen, fue envuelto en pañales, recostado en un pesebre y adorado por los pastores también es catequesis. Todo catequista vive centrado en su ambiente, dispuesto a compartir sus gozos, angustias y esperanzas, mostrándose particularmente cercano a los pobres y necesitados de cualquier clase o condición. Así se realiza siempre un belén viviente. Pedagogía de la mirada.
  4. En la presentación del templo. A los cuarenta días de haber nacido el Niño lo lleva al templo para presentarlo al Señor. Los niños recién nacidos se ofrecen al Señor, hay que iniciar en la fe desde pequeño al niño. Etapa del despertar religioso en la que la vida del niño hay que iniciarla de forma sencilla y vivencial con la ayuda de padres y catequistas, como lo hizo la Virgen y san José. Pedagogía del Testimonio.
  5. Buscando a Jesús a los doce años. María, junto con José, busca llena de dolor a su hijo que se queda en el templo de Jerusalén sin ella saberlo. “¿Por qué nos has tratado así? Tu padre y yo te buscábamos angustiados”. El catequista busca siempre a Jesús, aunque cueste llegar siempre al momento del encuentro. La Virgen escuchó sus palabras, no las entendió del todo, pero las guardó en su corazón con fidelidad. Si en nuestro corazón de catequistas no está el calor de Dios, de ser amor, de ser ternura, ¿cómo podemos nosotros inflamar el corazón de los demás?  Pedagogía de la ternura.
  6. En Caná de Galilea. María es la primera que se da cuenta de que se acaba el vino. Es la primera que recurre al Señor, “no tienen vino” le dice. Es la primera que dice: “Haced lo que El os diga”. El catequista ha de ser una persona con especial sensibilidad, solícito y solidario con la gente concreta de su entorno. Es la primera que cree que el milagro se realizara. Pedagogía de la acogida.
  7. En el monte Calvario. María nos enseña a estar siempre junto a Cristo, hasta la hora de su muert;, ella en silencio contempla y llora. Es el ofrecimiento al Padre y la mejor muestra de amor, ahí en los brazos de María está la gran lección catequética de amor y de obediencia. Pedagogía del silencio.

Finalmente la presencia de la Virgen en las páginas del nuevo Catecismo “Testigos del Señor” es constante. En cada afirmación esencial se siente el deseo de añadir como la Virgen María: Ella es también la luz como Cristo (1ª parte). Ella es la que encarna la Palabra en su seno (2ª parte). Ella nos descubre la Verdad (3ª parte). Ella nos conduce a la Vida (4ª parte). Agarrados de su mano llegamos a Cristo que es el Camino (5ª parte).  Ayúdanos dulce Madre de Dios, Oh María.

+ Ángel Rubio Castro

Obispo de Segovia

 

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Articles
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca. CARGOS PASTORALES Tanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004. El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año. El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor. Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.