Día del Domund 2014: “Renace la alegría”

Ramón del HoyoMons. Ramón del Hoyo     Queridos fieles diocesanos:

1. El Domingo, 19 de octubre, celebramos la jornada misionera del Domund.

Pensemos, una vez más, que el mismo amor que movió a Dios Padre a enviar a su Hijo a este mundo y que llevó a Jesucristo a entregar su vida por nosotros en la cruz, ese mismo amor ha sido derramado por el Espíritu Santo en el corazón de cada creyente. Por eso, el bautizado, como sarmiento unido a la vid, está llamado a cooperar en la misión de Jesús, que se resume en acercar a toda persona la llama de la fe.

La vocación misionera del discípulo de Jesús brota, por tanto, desde un corazón transformado por el amor de Dios, ya sea en quien se compromete a vivirlo en su propia familia, en su trabajo profesional, en quien se consagra por entero al Señor o desde el ministerio ordenado, bien sea en quienes de modo específico entregan su vida para anunciar a Jesucristo a cuantos aun no lo conocen.

2. El Domund de este año nos ofrece la oportunidad para reflexionar sobre el lema: “Renace a la alegría”.

El Papa Francisco en el Mensaje para esta jornada hace especial hincapié en que la alegría interior que siente Jesús al comunicarnos los secretos y el camino para llegar a Dios Padre, es la alegría que sentimos también sus discípulos cuando vivimos y comunicamos la Buena Noticia de su Evangelio.

Nos dice: “Todos los discípulos del Señor están llamados a cultivar la alegría de la Evangelización”. Y esta alegría, añade, “se expresa tanto en la preocupación de anunciar (a Jesucristo) en los lugares más distantes, como en una salida constante hacia las periferias del propio territorio, donde hay más personas pobres que esperan”.(n.4)

Dirigiéndose a todas las Iglesias particulares, nos invita a “sumergirnos en la alegría del Evangelio y a nutrirnos de su amor que ilumina nuestra vocación y misión” (n.4)

Esta jornada, nos dice también al final de su Mensaje, es “un momento para reavivar el deseo y el deber moral de la participación gozosa en la misión ad gentes y, la contribución económica personal, es signo de una oblación de sí mismos, en primer lugar al Señor y luego a los hermanos, porque la propia ofrenda material se convierte en un instrumento de evangelización de la humanidad que se construye sobre el amor” (n.5)

Les invito a meditar en los contenidos del Mensaje del Papa, todo un tratado de Misionología abierto a la esperanza y alegría en la transmisión de la fe a un mundo complejo.

3. Nuestra Iglesia diocesana trata de seguir viviendo y fortaleciendo este camino misionero, en comunión con el Papa y todas las Iglesias. Con presencia de misioneros en todos los continentes y con nuestro apoyo especial a la misión de Rocafuerte, Esmeraldas, en Ecuador, hemos recibido este año en nuestro presbiterio diocesano a dos sacerdotes de Nueva Pamplona en Colombia. Es un don de Dios que agradecemos.

Son muchos los misioneros y misioneras que han partido de estas tierras de Jaén a la misión en todos las épocas. Que Dios continúe bendiciéndonos con estas vocaciones como una de las mayores riquezas de esta Iglesia diocesana.

4. La Delegación Diocesana de Misiones de forma ejemplar y a lo largo de todo el año, procura esta animación misionera a todos los niveles, y hemos de reconocérselo y agradecérselo, apoyando su dedicación.

Puedo anunciarles que de, entre sus nuevas propuestas para este figuran la constitución del Consejo diocesano de Misiones y el Pregón del Domund, en el Seminario diocesano, de que serán debidamente informados. Gracias.

Renuevo mi gratitud a todos por tanta generosidad y apoyo misionero y les animo a asumir, cada uno y a nivel comunitario, la responsabilidad que recae en nosotros bautizados a favor de la misión universal de la Iglesia.

Que María Santísima, Estrella de la Evangelización, interceda para nosotros ante su Hijo para seguir llevando su evangelio a nuestros hermanos.

Con mi bendición y agradecimiento.

+Ramón del Hoyo López

Obispo de Jaén

 

Mons. Ramón del Hoyo
Acerca de Mons. Ramón del Hoyo 149 Articles
Mons. Ramón del Hoyo nació el 4 de septiembre de 1940 en Arlanzón (Burgos). Cursó estudios en los Seminarios Menor y Mayor de Burgos, entre 1955 y 1963. Obtuvo la Licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca (1963-1965) y el Doctorado en la Pontificia Universidad Angelicum (1975-1977). Fue ordenado sacerdote para la archidiócesis de Burgos el 5 de septiembre de 1965. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis burgalesa. Comenzó como coadjutor de la parroquia de Santa María la Real y Antigua y Director espiritual de la Escuela media femenina “Caritas”, entre 1965 y 1968. Desde este último año y hasta 1974 fue Notario eclesiástico y Secretario del Tribunal Eclesiástico. Además, en el año 1972 fue nombrado Provisor-adjunto de la Curia de Burgos y en 1978 Provisor, cargo que desempeñó hasta 1996. También fue Vicario Judicial del Tribunal Eclesiástico Metropolitano desde el año 1978 y hasta 1993, cuando fue nombrado Vicario General y Canónigo y Presidente del Capítulo Catedral Metropolitano. Estos cargos los compaginó, desde 1977 y hasta su nombramiento episcopal, con la docencia en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, como profesor de Derecho Canónico. El 26 de junio de 1996 fue nombrado obispo de Cuenca y recibió la ordenación episcopal el 15 de septiembre del mismo año. El 19 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo de Jaén, diócesis de la que tomó posesión el 2 de julio de 2005. El papa Francisco acepta su renuncia al gobierno pastoral de esta diócesis el 9 de abril de 2016 y le nombra administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor,el 28 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de la que fue presidente de 2005 a 2011. Ha sido miembro del Consejo de Economía desde 2012 a 2017. También fue miembro de la “Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia”, que se creó con el encargo de preparar la Declaración y la promoción de la figura del nuevo Doctor.