Trabajar con las familias y por las familias

Mons. VivesMons. Joan E. Vives       Nos lo decía el Papa Francisco mismo mostrando el objetivo principal de la III Asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos que tiene por objetivo «Los desafíos pastorales sobre la familia, en el contexto de la evangelización«, que se iniciará el próximo domingo en Roma: «Os animo a seguir trabajando con la familia y por la familia. Es un trabajo que el Señor nos pide hacer de una manera particular en este tiempo, que es un tiempo difícil, tanto para la familia como institución, como para las familias, debido a la crisis». Y con estos sentimientos os pido que intensifiquemos estos días la oración por el Sínodo, por el Papa y por los que han de debatir las cuestiones que hoy afectan a las familias de la tierra, y esta institución querida por Dios, santuario del amor y de la vida, que es «iglesia doméstica» y célula fundamental de toda sociedad humana.

El deseo de familia en los jóvenes es muy grande, afortunadamente, y constituye un «signo de los tiempos». Para ellos habrá que proponer de nuevo una visión de la familia y su importancia para el desarrollo integral de las personas. En orden a los trabajos del Sínodo se ha trabajado un cuestionario de 39 preguntas que recibió una acogida positiva y una amplia respuesta, tanto del pueblo de Dios como de la opinión pública en general, y con 900 respuestas individuales y 800 respuestas colectivas de asociaciones y de comunidades. Mons. Bruno Forte, secretario del Sínodo, explicó que si bien «por una parte resulta evidente que hay una situación de crisis de la institución familiar, por otra hay un deseo de familia claramente relevante, justamente en las nuevas generaciones». Está el número de «casos de familias ‘ampliadas’, especialmente con la presencia de hijos de diferentes parejas» con la siempre más difundida «autorreferencialidad» de la gestión de los propios deseos y aspiraciones» y la consiguiente ‘privatización’ de la realidad familiar. Con todo, mucha gente, especialmente los jóvenes, perciben el valor de la relación familiar estable y duradera, un verdadero y propio deseo de matrimonio y familia, en el que tener un amor fiel e indisoluble, que ofrezca serenidad para el crecimiento humano y espiritual, y acogida a todos, especialmente a los miembros más débiles de la familia. Este anhelo pide ser acogido como una gran ocasión pastoral. Deberíamos saber proponer una visión abierta de la familia, fuente de capital social y de vida virtuosa, ya que es esencial para la vida en común. Y que además subraye la importancia de un desarrollo integral humano, que muestre cómo la familia es fundamental para madurar los procesos afectivos y de conocimiento, que son decisivos para estructurar la persona humana.

Este Sínodo 2014 –que tendrá continuidad con el Sínodo 2015, también dedicado a la familia– debe tener un marcado carácter pastoral, manteniendo la doctrina católica de la Iglesia sobre el matrimonio, la familia y la vida, varias veces reiterada también en los últimos años, en claros pronunciamientos del Magisterio. La reflexión será sobre las aplicaciones pastorales hacia realidades nuevas que debemos afrontar: miedo al compromiso para siempre, nuevas realidades de pareja, situación de los separados y divorciados, divorciados y vueltos a casar, las convivencias, las uniones de hecho o las uniones del mismo sexo. Y hay que encontrar los caminos de proponer con afecto y misericordia en la verdad, el ideal santo del matrimonio según Dios, el camino para lograrlo, y una reflexión que apoye una mentalidad mayoritariamente abierta a la vida y no egoísta, porque sobre este desafío se juega el futuro mismo de la humanidad.

+ Joan E. Vives Sicilia

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 362 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).