Audiencia del Papa a los 500 miembros de la Asamblea de los Focolares: “Contemplar, salir, hacer escuela”

Lancio Grande (1)En la mañana del 26 de septiembre ha tenido lugar el muy esperado momento en que Papa Francisco recibía en audiencia a los miembros de la Asamblea General de los Focolares. Quinientas personas procedentes de 137 países han escuchado directamente las palabras del Santo Padre.

Maria Voce, ha presentado al Papa a los miembros de la Asamblea: “las personas aquí presentes, de varias edades, culturas, vocaciones, laicos y consagrados, vírgenes y casados, han vivido una experiencia apasionante de comunión en la que -por el constante y siempre renovado amor recíproco- han recorrido un camino de discernimiento comunitario, en escucha del Espíritu, durante la búsqueda de las líneas a seguir para poder responder a los dolores y a las esperanzas de la humanidad de hoy, con  nuestro específico carisma de la unidad”.

Según informa Radio Vaticana, el Papa en su discurso -después de saludar a todos los participantes- dirigió un saludo especial a la presidente María Voce, reconfirmada en su cargo por otros seis años. El Movimiento de los Focolares – dijo – nació en el seno de la Iglesia Católica de una pequeña semilla que con los años ha dado lugar a un árbol que ahora extiende sus ramas en todas las expresiones de familia cristiana, también entre miembros de diferentes religiones y entre los muchos que cultivan la justicia y la solidaridad junto a la búsqueda de la verdad. Esta obra – expresó el Santo Padre – ha nacido de un don del Espíritu Santo – el carisma de la unidad – que el Padre quiere donar a la Iglesia y al mundo para contribuir a realizar con incisión y profecía la oración de Jesús: “Que todos sean uno” (Jn 17,21).

“A cincuenta años del Concilio Vaticano II, la Iglesia está llamada a recorrer una nueva etapa de la evangelización, testimoniando el amor de Dios por toda persona humana, comenzando por los más pobres y excluidos, y para hacer crecer con la esperanza, la fraternidad y la alegría el camino de la humanidad hacia la unidad”.

El Sucesor de Pedro manifestó que el Movimiento de los Focolares se encuentra hoy ante la misma tarea que tiene toda la Iglesia: ofrecer, con responsabilidad y creatividad, su peculiar contribución a esta nueva estación de la evangelización. Y en ese contexto entregó tres palabras: contemplar, salir, hacer escuela.

“En primer lugar, contemplar. Hoy más que nunca tenemos que contemplar a Dios y las maravillas de su amor, permanecer en Dios, que en Jesús vino a habitar entre nosotros (cf. Jn 1,14)”.

Contemplar, dijo el Papa, también significa vivir en compañía con los hermanos y hermanas, para partir con ellos el pan de la comunión y de la fraternidad, cruzar juntos la puerta (cf. Jn 10,9), que nos introduce en el seno del Padre (cf. Jn 1,18), porque “la contemplación que deja fuera a los demás es un engaño”(Evangelii Gaudium, 281).

La segunda palabra es “salir”. Salir como Jesús salió del seno del Padre para proclamar la palabra del amor a todos, hasta donarse a sí mismo en el leño de la cruz. “Debemos aprender de Él – dijo el Pontífice – esta dinámica del Éxodo y del don, de salir de sí mismo, caminar y sembrar, una y otra vez, siempre más allá (Evangelii Gaudium, 222), para comunicar a todos el amor generoso de Dios, con respeto y como el Evangelio nos enseña: ‘Gratuitamente han recibido, gratuitamente deben dar’ (Mt 10,8)”. Este sentido de gratuidad, porque la Redención fue hecha en gratuidad. El perdón de los pecados no se puede pagar. Lo ha pagado Cristo una vez ¡para todos! La gratuidad de la Redención debemos hacerla nosotros con los hermanos y las hermanas. Este dar con gratuidad, gratuitamente, aquello que hemos recibido. Y la gratuidad va junto con la creatividad: van juntas.

Para ello, explicó el Santo Padre, es necesario convertirse en expertos en el arte del diálogo. No contentarse con cosas intermedias, sino más bien, con la ayuda de Dios, apuntar alto y ensanchar nuestra visión. Es necesario “salir con coraje” hacia donde están los “gemidos de nuestros hermanos”, las “llagas de la sociedad” y los interrogativos de la cultura de nuestro tiempo”: “Duele el corazón cuando, ante una iglesia, una humanidad –pero también una Iglesia– tan herida, con tantas heridas, heridas morales, heridas existenciales, heridas de guerra también que todos los días… Da dolor ver cuando los cristianos comienzan a hacer bizantinismos filosóficos, teológicos, espirituales (…) ¡Debemos salir! Porque –lo dije otras veces– la Iglesia parece un hospital de campo. Y cuando se va a un hospital de campo, el primer trabajo es curar las heridas, no medir del colesterol…eso llegará después…Está claro?”

El tercer concepto entregado por Francisco fue el de hacer escuela“Es necesario formar como lo exige el Evangelio, nuevos hombres y mujeres y, en este sentido, una escuela de humanidad sobre la medida de la humanidad de Jesús. Él es, de hecho, el hombre nuevo, al cual en todo tiempo los jóvenes pueden mirar, de quien pueden enamorarse, en cuyo camino pueden seguir para hacer frente a los desafíos que enfrentan. Sin un trabajo adecuado de formación de las nuevas generaciones, es una ilusión pensar que se puede hacer un proyecto serio y duradero al servicio de una nueva humanidad”.

Chiara Lubich había acuñado una frase que sigue siendo actual: Hoy, decía, hay que formar a ‘hombres-mundo‘, hombres y mujeres con el alma, el corazón, la mente de Jesús y por lo tanto capaces de reconocer e interpretar las necesidades, las preocupaciones y las esperanzas que se anidan en el corazón de cada persona”.

Finalmente con el deseo de que la Asamblea dé frutos abundantes, agradeció su compromiso y deseó “que María, nuestra Madre, os ayude a caminar siempre con confianza, valor y perseverancia, con creatividad, gratuidad y en comunión con toda la Iglesia por los senderos de luz y de vida trazados por el Espíritu Santo”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44781 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).