"La Iglesia se esforzará hasta que la dignidad y la centralidad de las personas humanas se tutelen"

Cardenal VeglióEl cardenal Antonio Maria Veglió, Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, junto con el arzobispo Joseph Kalathiparambil, Secretario del mismo dicasterio, han presentado esta mañana en la Oficina de Prensa de la Santa Sede el Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado que se celebrará el domingo 18 de enero de 2015 y cuyo tema es »Una Iglesia sin fronteras, madre de todos».

El cardenal Veglió ha explicado que el Papa decidió promulgar este Mensaje el 3 de septiembre, porque ese día se celebra el centenario de la elección del Papa Benedicto XV, que estableció por primera vez una jornada anual de sensibilización sobre el fenómeno de la emigración. Asimismo ha destacado cómo la Iglesia durante toda su historia casi bimilenaria ha hecho siempre frente a situaciones nuevas e intrincadas, entre las cuales se puede contar la que hoy plantea la emigración no solo por la dimensión que está alcanzando sino por las diferentes problemáticas de naturaleza social, económica, política, cultural y religiosa que conlleva.

»El mandamiento bíblico de acoger al extranjero, de abrirle la puerta como si se acogiera a Dios, entra en conflicto con situaciones difíciles , sobre todo -ha dicho- cuando algunos emigrantes son protagonistas de irregularidades e incluso de delincuencia». Ante esto el purpurado ha recordado que en un clima tan preocupante la pregunta es: ¿Cómo responde la Iglesia?, y ha recordado que el Santo Padre ofrece tres consejos: renunciar a sí mismo, aumentar la colaboración entre los diferentes organismos e instituciones que trabajan por los emigrantes y humanizar la situación de los mismos intensificando los esfuerzos para crear condiciones propicias y garantizando una progresiva disminución de las razones que empujan a pueblos enteros a abandonar su tierra natal.

A continuación el arzobispo Kalathiparambil ha abordado el tema de la muliculturalidad de la sociedad contemporánea, que se encuentra en continua evolución y en la que es necesario adquirir una nueva conciencia sobre el tema de la emigración forzada. El Secretario del Pontificio Consejo ha explicado que se trata de una fuga hacia la salvación, a través de un viaje realizado en condiciones peligrosas en el que a menudo se arriesga la vida pero que »es la única manera para acceder a un país donde estas personas pueden encontrar protección y la posibilidad de vivir con dignidad». También ha apuntado que los problemas aumentan con las normas de regulación de los viajes internacionales, ya que cómo los prófugos no poseen documentos validos se convierten en »personas vulnerables e indefensas, víctimas en busca de protección y presas fáciles de los contrabandistas y traficantes».

Monseñor Kalathiparambil ha insistido en que los Estados están llamados a colaborar con espíritu de solidaridad internacional »para responder a las necesidades de protección, devolver la dignidad humana a los refugiados y prevenir las causas de la movilidad forzada», y ha añadido que »la Iglesia se esforzará hasta que la dignidad y la centralidad de las personas humanas se tutelen, valorizando la solidaridad y el diálogo entre los pueblos». Al finalizar, ha recordado que el desafío de hoy es el de »no acostumbrarse a los dramas humanos que viven las personas obligadas a desplazarse y no dejar que prevalezca la indiferencia, »la debilidad de nuestra naturaleza humana» que nos hace sentir a veces la tentación de ser cristianos manteniendo una prudente distancia de las llagas del Señor’.

Entre 1990 y 2013 el numero de emigrantes internacionales ha aumentado un 50%. De estos, cerca el 59% vive en regiones desarrolladas del globo, mientras las regiones en vías de desarrollo acogen el 41%. Respecto a las zonas de partida de los emigrantes, Asia es el primer continente de la lista con casi 92.500.000 personas , seguida de Europa con 58.400.000, Sudamérica y Caribe con 36.7000.000, África con 31.300.000, América del Norte con 4.300.000 y Oceanía con 1.900.000 personas.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44576 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).