Sangre solidaria

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol      Como cada año, acudo con gran satisfacción a sumarme a los donantes de sangre. Esta vez nos han citado el día 20 en el Teatro Tarragona. Con este motivo deseo transmitir a los organizadores de esta maratón humanitaria mi más cordial enhorabuena por una iniciativa que cumple diez años.

Esta década ha servido para salvar muchas vidas. La sangre es una necesidad absoluta para que los hospitales puedan hacer transfusiones, o tratamientos con sus componentes, en caso de accidentes o de enfermedades en los que el paciente necesita de este elemento. Cada día en Catalunya hacen falta mil donaciones.

Y me satisface destacar que la maratón es una iniciativa que se ha revelado de gran eficacia, hasta el punto de que el día que se celebra, Tarragona bate el record de donantes que se hacen en un día de donación en Catalunya, España y Europa.

No es sólo un dato estadístico, sino una muestra de solidaridad que conmueve. En medio de una sociedad individualista, en la que el egoísmo parece predominar, se dan destellos de esperanza y este es uno de ellos. El donante no sabe quién se va a beneficiar de su gesto altruista. Lo hace porque tiene una visión acertada de la fraternidad universal que, lejos de ser un concepto teórico, es una realidad que para los cristianos es la mayor bandera.

Cierto que hay otras muchas banderas dignas, y aquí me gustaría referirme hoy a una muy conocida, de carácter internacional: la Cruz Roja, que precisamente celebra este año su 150 aniversario.

Su historia se inscribe en uno de los conflictos europeos y tiene un nombre propio, Henry Dunant, un negociante suizo que en un viaje se encontró en la población de Solferino (Italia) el día que allí se libraba una gran batalla entre los ejércitos austríaco, francés y piamontés. Al anochecer del 24 de junio de 1859, unos 40.000 hombres yacían en tierra abandonados  a su suerte. En 1864 creó la Cruz Roja, con imagen gráfica basada en el diseño de la bandera suiza, dedicada desde un primer momento a atender a heridos de guerra. Lógicamente la donación de sangre fue una de sus primeras necesidades.

Tanto en los ruidosos escenarios bélicos como en las silenciosas salas de un hospital, la sangre es vital para muchas personas que de otro modo morirían. Celebro que cada día haya más conciencia de que la solidaridad es una forma habitual de relación entre las personas.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

 

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.