LA FIESTA DE LA VIRGEN BIEN APARECIDA – Abogada ante nuestras necesidades

Mons. Vicente Jiménez ZamoraMons. Vicente Jiménez     La Virgen Bien Aparecida, Reina y Madre de la Montaña nos convoca un año para celebrar el día grande de su fiesta.

La Virgen Bien Aparecida ha querido establecer su morada entre nosotros en la hermosa colina de Somahoz, donde el año 1605 unos pastorcillos encontraron su   imagen pequeñita en una ventana de la Ermita de San Marcos. Desde entonces está asentada en el alma y corazón de los cántabros en ese mirador donde la belleza de la naturaleza nos invita a la paz del corazón y a la alabanza del Creador. Los frailes trinitarios son sus blancos guardianes desde hace más de cien años. Para ellos, el testimonio de nuestra gratitud.

En su santuario siempre la Virgen Bien Aparecida nos aguarda, porque “una madre no se cansa de esperar”; allí podemos confiarle nuestros gozos y esperanzas, nuestras angustias y tristezas.; allí podemos comunicarle lo que alegra o apena nuestro corazón. Allí es abogada ante nuestras necesidades.
Abogada ante nuestras necesidades Ante el trono de nuestra Madre Bien Aparecida, traemos un año más las necesidades de nuestra Diócesis. Están recogidas en el Plan Diocesano de Pastoral 2014-2017. Nuestra Diócesis de Santander, que peregrina en Cantabria y Valle de Mena, quiere ser una Iglesia en conversión pastoral y en salida, a la luz de la exhortación apostólica del Papa Francisco Evangelii Gaudium.

1. Familia. Queremos que sea “Iglesia doméstica”, santuario de la vida y esperanza de la sociedad. Transmisora de la fe. La Virgen, como Madre de misericordia, nos ayudará a acoger a tantas familias que atraviesan dificultades materiales, morales y espirituales.

2. Jóvenes. Ellos están necesitados de acoger a Jesucristo como buena noticia para sus vidas, y, a su vez, están llamados a ser “callejeros de la fe”, felices de llevar a Jesús a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de nuestra sociedad. (cfr. EG, 106).

3. Dimensión social de la caridad. Desde “los ojos de Dios” y “desde el lado de los pobres” hay que ver la realidad social de nuestra Diócesis: problema del
paro, familias sin recursos, situación de los emigrantes, pobreza infantil, soledad y carencias de los ancianos…

Ante esta situación no podemos quedar inactivos ni sumidos en la indiferencia y  el desaliento. Tenemos que crear entre todos espacios que sean gérmenes de un futuro distinto y generen esperanza.

4. Vocaciones. Ante la “sequía” e “invierno” de las vocaciones a la vida consagrada y al sacerdocio, creemos entre todos una “cultura vocacional”.
Presentemos las vocaciones como un servicio a Cristo, a la Iglesia y a la sociedad, y recemos por las vocaciones al Dueño de la mies (cfr. Lc 10, 2).

+ Vicente Jiménez Zamora

Obispo de Santander

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 254 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.