Una gozosa celebración interdiocesana

Mons. Joan PirisMons. Joan Piris       El Encuentro interdiocesano anual de comunidades parroquiales de las diócesis de Barbastro-Monzón, Lleida y Urgell, acompañadas de nuestras imágenes más preciadas de María, y el entusiasmo que hemos podido comprobar nos ayuda a crecer en una conciencia más profunda de la función de la Virgen en el Proyecto salvador con el que el Buen Dios acompaña nuestra historia.

El Concilio Vaticano II incluyó el tema de María en la Constitución Dogmática sobre la Iglesia Lumen Gentium, tras bastantes intervenciones sobre su papel en la revelación de Jesucristo y en la vida de la misma comunidad cristiana. Querían volver a fundamentar la importancia de María en la misión de la Iglesia y restablecer una devoción proponiéndola como un ejemplo de fe activa. Es un muy buen resumen de todo lo que la Iglesia ha afirmado sobre María a lo largo del tiempo.

Más tarde, el Papa Pablo VI pidió que todas las expresiones de devoción a María fueran orientadas hacia su Hijo, recomendando igualmente que «los textos de las oraciones y los cantos saquen su inspiración y su terminología de la Biblia y, sobre todo, el material para la devoción a la Virgen, lleno de los grandes temas del mensaje cristiano». Y añadía otras precisiones: que la figura de María sea presentada como ejemplo de aceptación de la voluntad de Dios; que su «sí» trasciende el tiempo y la cultura; que el acento de la devoción a María no se debe poner en los detalles particulares de las condiciones en que vivió, sino en su papel para realizar la misión recibida por parte de Dios bajo la inspiración del Espíritu Santo (cfr Marialis Cultus nn. 30.35-36). Y no olvidemos la impagable aportación del Papa san Juan Pablo II, sus reflexiones sobre María y su fuerte devoción: la gran «M» en azul en su escudo y la bien conocida máxima «Totus Tuus»; su encíclica Redemptoris Mater y sus catequesis sobre la Virgen entre septiembre de 1995 y noviembre de 1997.

El pasado sábado, nosotros hemos unido sentimientos y tradición reconociendo agradecidos el esfuerzo de todos aquellos que hacen posible este Encuentro y recordando también a quienes nos han precedido en años pasados y ahora nos acompañan desde el cielo. Una vez más hemos tenido la oportunidad de mirar con particular veneración a la Virgen María de Nazaret, bajo múltiples advocaciones, una experiencia que siempre es motivo de alegría.

Desde que Jesús en la cruz dijo a su discípulo Juan -que nos representaba a todos- «Aquí tienes a tu madre», y ese «la acogió en su casa», todos los cristianos nos gloriamos de tener la misma Madre que Jesús. Y como ella se lo toma en serio, cada uno de nosotros tiene la certeza de vivir acompañado por el amor maternal de esta mujer excepcional. María forma parte de este gran regalo de Dios a la humanidad que es el mismo Jesús en quien se encarnó el amor infinito, la misericordia y el perdón de Dios por cada uno de sus hijos.

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola,

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.