Nuevo Curso Pastoral

Mons. Juan José OmellaMons. Juan José Omella       Queridos lectores de Pueblo de Dios, nuevamente estamos con vosotros, puntuales a la cita del comienzo de curso escolar y pastoral. Sí, los chavales vuelven a la escuela, los jóvenes al Instituto y a la Universidad, y en las parroquias se ponen nuevamente en movimiento las reuniones de catequesis, de pastoral matrimonial, de estudio de Biblia, la pastoral de la Salud, Cáritas, grupos juveniles, movimientos apostólicos, vida ascendente, adoración nocturna etc., etc. Volvemos a la vida ordinaria después de un pequeño paréntesis veraniego.

El programa pastoral para el curso 2014-2015 lleva como lema una frase de san Pedro: “Como piedras vivas”. Tres palabras entresacadas del siguiente texto: “También vosotros, como piedras vivas, entráis en la construcción de una casa espiritual para un sacerdocio santo, a fin de ofrecer sacrificios agradables a Dios por medio de Jesucristo” .

Los bautizados somos piedras vivas -como nos dice san Pedro- y formamos una casa espiritual en la que se ofrecen sacrificios y ofrendas agradables a Dios por Jesucristo.

San León Magno nos dice bellamente en una homilía de Navidad: “Reconoce, oh cristiano, tu dignidad”. Nuestra dignidad está en ser hijos de Dios y formar parte de un linaje elegido, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo para anunciar las proezas del Señor.

Si los templos románicos, góticos, barrocos… han conservado y mostrado la belleza a través de los siglos, nosotros, pueblo de Dios vivo, asamblea santa, iglesia en camino, estamos llamados a ser piedras vivas que muestren la belleza del Evangelio, la hermosura del amor entrañable y misericordioso de nuestro Dios. Nuestro modo de vivir los trabajos y las fiestas, nuestra alegría, nuestra paciencia, nuestro uso del dinero y de los bienes del mundo, hacen atrayente o insignificante el amor de Dios, el Evangelio. Nuestro modo de vivir habla con más elocuencia que nuestras palabras.

El programa pastoral de este curso 2014-2015 quiere ayudar a vivir y mostrar el amor de Dios desde nuestro compromiso, como piedras vivas, en la construcción de un mundo nuevo en libertad, en justicia, en paz y en amor.

Hagamos todo lo que esté en nuestras manos para lograrlo. Pero no olvidemos que la fuerza viene de Dios. Sin Él no podemos nada.
Y no olvidemos que todo esto lo lograremos si sabemos amar como Cristo nos ha amado y nos ama. Sólo el amor es digno de crédito, no lo son tanto las palabras, lo son los hechos, los hechos de amor y cercanía a todos, especialmente a los que más lo necesitan, a los que más sufren.

Pidamos para que con nuestras vidas entregadas a Dios y a los pobres, sepamos cantar las “Magnalia Dei” (las maravillas de Dios) en medio de esta sociedad que peregrina en La Rioja.

Ponemos el nuevo curso de pastoral en manos de Santa María, nuestra Madre, Estrella de la Nueva Evangelización.
Con mi afecto y bendición, 

+ Juan José Omella Omella
Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 366 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.