Carta escrita hace 50 años con respuesta de hoy

Segovia Obispo Ángel RubioMons. Ángel Rubio     Con motivo de mis bodas de oro sacerdotales que he celebrado este año 2014, he recibido muchas felicitaciones y cartas de seglares, sacerdotes, obispos, arzobispos y cardenales, directa o indirectamente me han hecho llegar sus mensajes. Quiero destacar la amplia y detallada carta del Papa Francisco por lo que dice y lo que significa. También, deseo destacar la carta de felicitación que me ha dirigido la Sra. Alcaldesa de Segovia en representación de la ciudad. Con todo mi agradecimiento hoy os escribo o mejor reproduzco la carta que hace 50 años escribí a mis amigos y familiares de mi pueblo. Dice así textualmente:

AMIGO:

Te anuncio un gran gozo.

Para la Iglesia de Dios en Toledo, el 26 de julio, será el día más grande de este año de 1964. Recibirá de Jesús como regalo, su sacerdocio continuado para ti en diecisiete cristianos. Voy a ser uno de ellos.

Con la imposición de manos apostólicas, el Pontífice me confiará el Sacrificio de Cristo, poniéndome al servicio de los hombres todos, mis hermanos.

El 2 de agosto, Día del Señor, a las once de la mañana y en la Basílica de Santa María de Guadalupe, repetiré mi Fiesta de cada mañana —cuando se dice Misa siempre es Fiesta—, en acción de gracias por su amor y por haberme escogido sacerdote.

Mis padres y los cristianos de la parroquia te invitan para ofrecer todos juntos a Dios Padre el sacrificio de su Hijo, en una misma oración con el Espíritu.

Dile a Jesús —y es el regalo que espero— que nunca me olvide de que siempre es Fiesta cuando se dice Misa.

Y a Nuestra Virgen Morena que no me canse nunca de servir a los demás. Termina con la firma.

Respuesta de hoy. El don que recibí hace 50 años me abrió los ojos, el corazón y las manos. He mantenido una certeza «sé de quién me he fiado». Eso sí a veces cuando más auténtico he querido ser ha sido mayor mi distancia. Pido perdón por el retraso y ruego que juntos demos gracias.

Ser sacerdote significa ser amigo Jesucristo; y serlo cada vez más con toda nuestra existencia. El mundo tiene necesidad de Dios. No de un Dios cualquiera sino del Dios de Jesucristo, del Dios que se hizo carne y sangre, que nos amó hasta morir por nosotros, que resucitó y creó en sí mismo un espacio para el hombre. Este Dios tiene que vivir en nosotros y nosotros en Él. Esta es nuestra llamada sacerdotal: sólo así nuestra acción de sacerdotes puede dar fruto identificado siempre con el corazón de Cristo y cumplir su voluntad todos los días de mi vida.

 

+ Ángel Rubio Castro

Obispo de Segovia

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Articles
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca. CARGOS PASTORALES Tanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004. El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año. El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor. Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.