El Señor nos convoca

martorell7Mons. Julián Ruiz Martorell     Queridos hermanos en el Señor:

Os deseo gracia y paz.

 Una humilde luz de esperanza comienza a vislumbrarse en el horizonte. Nos aguarda una nueva etapa en el curso pastoral que abre sus puertas.

Damos gracias al Señor por los dones que nos ha concedido durante el verano. Hemos experimentado la alegría de conocer a muchas personas. Hemos disfrutado de jornadas culturales que han ampliado nuestros conocimientos y han dilatado nuestros corazones. Hemos tenido tiempo para sumergirnos en lecturas provechosas. Hemos experimentado el gozo de la convivencia. Nos hemos encontrado con familiares y amigos. Hemos dedicado más tiempo a la oración, sin prisas. La creación nos ha obsequiado con maravillosos paisajes, espléndidos amaneceres y atardeceres sosegados.  El horario ha sido más flexible. A lo mejor, hasta hemos podido crecer interiormente con algunos días de retiro o de ejercicios espirituales.   La realidad es densa y la vida también tiene sus contrariedades. Tal vez hayas sufrido alguna dificultad de salud o incluso estás leyendo estas páginas junto al lecho del dolor de un familiar enfermo. Probablemente tus expectativas laborales no se han cumplido. Es posible que hayas realizado alguna reforma en casa, con todo lo que significa convivir con ruidos, polvo y dificultades. Quizás el presupuesto no ha llegado para realizar el viaje planeado o has tenido que reducir las jornadas de descanso en la casa del pueblo.

 En estos días de reencuentro, en que volvemos a tomar el pulso a nuestra realidad pastoral, cuenta mucho la actitud con que nos disponemos  a comenzar. Por eso, me permito decirte: ¡Rema mar adentro! ¡Comienza con ilusión!

 Necesitamos tu oración, tu apoyo, tu generosidad. Puedes compartir tu tiempo y ponerlo a disposición de los demás en la catequesis, en la enseñanza, en la pastoral juvenil, en la pastoral universitaria, en la pastoral obrera, en la pastoral de la salud, en la pastoral gitana, en la pastoral penitenciaria, en el ámbito de las migraciones, en las múltiples tareas de la evangelización, en los servicios de caridad y de promoción social, participando activamente en la dinámica de las cofradías y hermandades, estimulando el testimonio y el respeto en favor de la familia y de la vida, integrándote en un grupo de la tercera edad, trabajando con ilusión por las misiones, cultivando el patrimonio cultural, dedicando tu capacidades como voluntario en el Museo diocesano o en el archivo, estrechando lazos en las relaciones interconfesionales, participado en actividades litúrgicas, formando parte de algún movimiento o asociación, inscribiéndote para una peregrinación, incorporándote a alguna forma de vida consagrada o respondiendo afirmativamente a la llamada del Señor que te orienta hacia el sacerdocio. Y esto es solamente una muestra, porque el Espíritu Santo es creativo.

El 17 de agosto el Papa Francisco decía a los jóvenes asiáticos reunidos en Corea del Sur: “No me gusta ver a los jóvenes dormidos… ¡No! «¡Despierten!». ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Adelante!”. Y les animaba con estas palabras: “Ustedes y sus amigos están llenos del optimismo, de la energía y de la buena voluntad que caracteriza esta etapa de su vida. Dejen que Cristo transforme su natural optimismo en esperanza cristiana, su energía en virtud moral, su buena voluntad en auténtico amor, que sabe sacrificarse”.

El Señor nos convoca a todos, a los jóvenes y a los no tan jóvenes. Dejemos que Él nos transforme.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

+Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Jaca y de Huesca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 377 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.