Semana festiva

Mons. Francesc Pardo i ArtigasFrancesc Pardo i Artigas       Esta Semana –y especialmente el fin de semana- muchos pueblos, pequeñas y grandes ciudades celebran su “fiesta principal” con ocasión de la fiesta de la Asunción de María, la Pascua de María. Permitidme algunas anotaciones que deseo sean “refrescantes” en relación a la fiesta.

–         ¿Qué queremos expresar cuando decimos “Asunción de María al cielo en cuerpo y alma”? Pues el triunfo de María, madre de Jesús y madre nuestra. Ella ya participa plenamente y para siempre de la victoria de Jesús sobre el mal, el pecado y la muerte.

En las otras fiestas la contemplamos como imagen y signo de lo que la Iglesia ha de ser, hoy como imagen y primicia de lo que será.

Hoy celebramos la pascua de María, pero también celebramos con esperanza nuestro futuro. Si la Madre de Jesús, que es también la nuestra, ha triunfado con Jesús, hemos de tener la esperanza de que Él y Ella también nos desean a su lado.

Día de alegría y esperanza pensando en María y pensando en nosotros. Por eso no es de extrañar que en muchos lugares se celebre fiesta, una gran fiesta.  Por todo ello, es necesario que en los actos programados para estas fiestas no se olvide esta memoria de María, su celebración, que no solamente es el origen, sino también su razón de ser.

Todo ello lo viví intensamente el pasado año en Elche disfrutando de su Misterio.

–         El Misterio de Elche… popularmente, “el Misteri”, es la gran fiesta de la ciudad, a la que fui invitado por el obispo y por el Patronato del Misterio a la representación del 14 de agosto.

Se trata de un drama sacro y musical sobre la vida, muerte, asunción y coronación de María. Se representa desde el siglo XV en la basílica de Santa María. Al mismo tiempo, en toda la ciudad se celebran muchos actos, que confluyen en el Misterio. Se trata de una representación testimonio vivo del teatro religioso europeo de la edad media, de devoción a María, de influencias bizantinas. El texto, en gran parte cantado, está escrito en catalán-valenciano, con algunas partes en latín. Hay cantos solistas y corales con polifonía del Renacimiento y del Barroco. Ciertamente, la representación es una catequesis empapada de belleza que ayuda a vivir popularmente la fiesta de la Asunción. Confieso que en algunos momentos apreciaba la emoción del pueblo, y también la mía.

 

–         MARÍA, ANTES QUE ELEVADA AL CIELO, FUÉ  MADRE DOLOROSA

Ciertamente antes de la Asunción contemplamos a María junto a su hijo, sobretodo al pie de la cruz.

Estos últimos días –ayer sábado, día 9, y el próximo jueves-, también celebramos la fiesta de dos mártires del pasado siglo muertos en el campo de concentración de Auschwitz: santa Teresa Benita de la Cruz y San Maximiliano Kolbe. Santa Teresa, educada en la religión judía, catedrática de filosofía, convertida al catolicismo y carmelita descalza, murió en la cámara de gas. El padre Kolbe fue un franciscano que se ofreció para acompañar a los condenados a morir de hambre para salvar a un padre de familia.

Debemos celebrar la fiesta, pero no nos olvidemos de los que más sufren por estar a su lado. Así como tampoco la presencia de María muy cercana a “nuestras cruces”.

Felicidades a todas las “marías” y a todos cuantos invocamos a María como madre,

+Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 453 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.