Campaña para rehabilitar templos

Mons. Francisco Gil Hellín

La dinámica de todos los grupos humanos lleva consigo que haya unos lugares en los que reunirse para planificar y llevar a cabo las actividades de sus miembros. Así se explica que existan espacios donde se reúnen las Peñas
deportivas o culturales, los emigrantes de una determinada región o los jubilados. Las comunidades cristianas no son ajenas a este dinamismo. De hecho, desde los primeros siglos hasta hoy, en todas las diversas
geografías y situaciones han construido sus iglesias y/o ermitas. Nuestra diócesis da buena cuenta de ello, pues incluso cuando las parroquias son modestas, nunca falta una iglesia en la que la comunidad cristiana se reúne para celebrar los actos de culto habituales y los diversos sacramentos que ritman el camino de su vida: el bautismo, la primera comunión, el matrimonio y las exequias.
 Como la diócesis de Burgos tiene una larga historia, es notable su extensión y muy grande el número de parroquias, en estos momentos posee un riquísimo patrimonio histórico-artístico diseminado en toda su geografía. A veces, ese patrimonio se encuentra en poblaciones con poquísimos habitantes y sin posibilidad de hacer frente a su conservación. Actualmente son muchos los casos en los que concurren las tres circunstancias: iglesia necesitada de conservación, población escasa y pocos recursos.

Para subsanarlo, desde hace años se organiza la campaña Pro-Templos, que organiza la diócesis. Esta campaña complementa el convenio “de las goteras” que con la diputación, las parroquias, los ayuntamientos, voluntarios y
antaño también la Junta de Castilla y León, llevan a cabo cada año. El año pasado se realizaron 26 intervenciones, con un importe de 500.000 euros y
siguen su curso otros 26 templos en los que se está actuando gracias al
convenio entre la diócesis y la diputación en los que se ha invertido, con
la ayuda de ayuntamientos y parroquias, 800.000 euros.

Entre los templos recuperados se encuentran los de Cogollos, Dobro, Ciudad de Ebro, Atapuerca, Casatrovido, Escalada, Madrigalejo del Monte, Ircio, Castrillo de Mota de Judíos, Coruña del Conde, Valdezama…

Este año, el objetivo se centra en la iglesia de Villatoro. El templo presentaba enormes grietas debido a problemas en la cimentación, además de una cubierta en mal estado. Los vecinos de la localidad habían visto que su iglesia era precintada y se cerraba al culto por los problemas señalados. En este caso, la campaña trata de devolver el templo a las acciones litúrgicas de su comunidad.

Quien conozca, aunque no sea más que someramente, la diócesis, habrá advertido que hay ruinas que no pueden esperar y que una intervención a tiempo es la única forma de recuperar y conservar edificios que hemos heredado de nuestros mayores y que tenemos que transferir a las generaciones venideras.

Hemos ganado mucho en sensibilización hacia nuestro patrimonio artístico. Tenemos que seguir por ese camino. A todos nos enorgullece, por ejemplo, las Edades del hombre que la Iglesia de Castilla y León puede ofrecer sin interrupción a propios y extraños. Hace un siglo hubiera sido impensable soñarlo. Por eso, en los momentos de crisis, como puede ser el nuestro, en reconfortante y estimulante abrirse a horizontes de futuro. Con la ayuda y con la ilusión de todos seguiremos conservando y, si es posible, mejorando la herencia histórico-artística de nuestros templos. Este domingo, 10 de agosto, día de la Campaña Pro-Templos, es una nueva oportunidad para nuestra cooperación. También económica.

*+Francisco Gil Hellín, *
arzobispo de Burgos
Mons. Francisco Gil Hellín
Acerca de Mons. Francisco Gil Hellín 207 Articles
Mons. D. Francisco Gil Hellín nace en La Ñora, Murcia, el 2 de julio de 1940. Realizó sus Estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Diocesano de Murcia entre 1957-1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma entre 1966-1968. Además, estudió Teología Moral en la Pontificia Academia S. Alfonso de Roma entre los años 1969-1970. Es Doctor en Teológía por la Universidad de Navarra en 1975. CARGOS PASTORALES Ejerció de Canónigo Penitenciario en Albacete entre 1972-1975 y en Valencia de 1975-1988. Subsecretario del Pontificio Consejo para la Familia de la Santa Sede de 1985 a 1996. Fue Vicedirector del Instituto de Totana, Murcia entre 1964-1966 y profesor de Teología en la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia (1975-1985). También en el Istituto Juan PAblo II para EStudios sobre el Matrimonio y Familia (Roma, 1985-1997) y en el Pontificio Ateneo de la Santa Cruz en Roma (1986-1997). Juan Pablo II le nombraría despues Secretario del Dicasterio de 1996 a 2002. Fue nombrado Arzobispo de la Archidiócesis de Burgos el 28 de marzo de 2002, dejando su cargo en la Santa Sede, y llamado a ser miembro del Comité de Presidencia del Pontificio Consejo para la Familia desde entonces. El papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Burgos el 30 de octubre de 2015, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 28 de noviembre de 2015. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar y de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida desde el año 2002. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Burgos desde 2011 hasta 2015. Además fue miembro de la Comisión Episcopal del Clero de 2002 a 2005.