Tiempo de sosiego, descanso y revisión

Mons. Pérez GonzálezMons. Francisco Pérez González        Ocurre que cuando llegamos a este tiempo de verano todos pensamos en las vacaciones y es justo pensar así pues todos nos merecemos el alivio del descanso. Son tiempos de paz y alegría junto a nuestros familiares. Son momentos de reflexión y de “cargar las pilas” no sólo de nuestro cuerpo sino de nuestro espíritu que necesita desprenderse de tantas adherencias      negativas que tientan de apagar la luz interior. Son tiempos de fraternidad para elevar a esta sociedad que está necesitada de una gran carga de solidaridad. Son momentos para analizar sobre la vida cristiana y la fidelidad a los compromisos que ésta comporta; no debemos dejarnos robar la fe, la esperanza y la caridad. Son tiempos de restaurar nuestras vidas: “Recuerda que cuando abandones esta tierra, no podrás llevar contigo nada de lo que has recibido, solamente lo que has dado: un corazón enriquecido por el servicio honesto, el amor, el sacrificio y el valor” (San Francisco de Asís).

“Hemos de tomar nota de lo que hace la abeja. Con su estilo ella trabaja con sumo afán sin importarle que al final de la jornada la miel le sea sustraída de los panales. “Las abejas simplemente continúan haciendo lo que deben hacer con la máxima dedicación de la que son capaces. Sigue adelante, entrega siempre tus dones. Está claro que habrá gente que tratará de quitarte lo que le ofreces al mundo sin otorgarle el valor que merece, pero eso no debe detenerte. Las actitudes abusivas e invasivas de los demás no son tu responsabilidad. Tú no eres el apicultor, sino la abeja. Entrégale al mundo tu miel” (Jorge Benito).

En estas vacaciones también hemos de pensar en los que se encuentran angustiados por sacar adelante a su familia o atemorizados por lo que sucederá en el futuro, al encontrarse sin trabajo. A ellos también hemos de ayudar. Tal vez al lado tuyo haya alguien que necesita una ayuda, un ánimo, unos euros. Recuerdo lo que contaba la Beata Madre Teresa de Calcuta y que la impresionó. Una mujer había recibido unos kilos de arroz -su familia pasaba por momentos difíciles por falta de alimentos- y ella ni corta ni perezosa, con el arroz, hizo pequeños montoncitos y cada uno era para cada miembro de su familia. Sabiendo que una vecina también  lo estaba pasando mal, redujo los montoncitos y así incluyó a los miembros de la familia vecina. ¡¡¡Sólo el amor puede cambiar la sociedad!!!

¡FELICES VACACIONES!

+ Francisco Pérez González
Arzobispo de Pamplona
y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 357 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).