ARRIÉSGATE

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández      Queridos hermanos y amigos:

Siguiendo hoy el Evangelio de San Mateo volvemos a escuchar una nueva parábola, esta vez la del tesoro escondido (Mateo 13, 44-52). Un hombre encuentra un tesoro enterrado y consciente de su valor, vende todo lo que tiene para poder adquirir aquello que tiene mucho más valor que todos sus bienes.

Pero esto supone un riesgo ya que, a lo peor, aquel tesoro que se supone magnífico resulta no serlo tanto. Ésta es la gran tentación que podemos tener cuando decidimos seguir al Señor con fidelidad y amor. Siempre nos puede asaltar la duda de pensar que dejar aquello en lo que está nuestra seguridad puede ser algo que no nos llene plenamente.

El Evangelio de hoy es una invitación a arriesgarnos, a no tener miedo; si algo se mueve en nuestro espíritu y nos invita a seguir con fidelidad al Señor, no tengamos miedo. El tesoro escondido está en nuestro corazón, es decir en lo más profundo de nuestro corazón.

Tras esta breve reflexión sobre el Evangelio de hoy quiero, en primer lugar, saludar a todos los que en este verano volvéis a vuestros pueblos para un merecido descanso y convivir con vuestros familiares y amigos. Os deseo unos días felices y llenos de alegría.

También me gustaría que sintierais mi cercanía en las diversas celebraciones festivas que estos días próximos celebráis en tantos pueblos. Que las fiestas religiosas en honor de Nuestra Señora y de los Santos Patrones de vuestros pueblos os hagan revivir vuestra fe y sentir la fe como un don que llena nuestras vidas. Ese es el tesoro precioso del Evangelio: la fe, el encuentro con Jesús.

Quiero, finalmente, agradecer a los responsables de esta Hoja diocesana, Iglesia en Tarazona , por su trabajo y preocupación por hacer llegar la vida de la diócesis cada semana. Que el descanso del próximo mes de agosto os haga volver en septiembre con la misma competencia y entusiasmo.

Desde el pasado mes de septiembre cada semana he reflexionado con vosotros sobre distintas realidades de la vida de la Iglesia y de nuestra diócesis. De una forma sencilla he querido cada domingo que mi palabra os ayudara a vivir nuestra fe. Espero que así se haya logrado. Agradezco a todos los que me decís que estas cartas semanales os ayudan. 

Con todo afecto os saludo y os bendigo.           

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

 

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 231 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.