«Imita lo que conmemoras…»

Mons. VivesMons. Joan E. Vives        Durante la ordenación presbiteral, el Obispo le dice al nuevo sacerdote: «Recibe la ofrenda del pueblo santo para presentarla a Dios. Considera lo que realizas e imita lo que conmemoras, y conforma tu vida con el misterio de la cruz del Señor«. Considerar, imitar, conformar la propia vida… Son palabras impresionantes para el nuevo sacerdote y para todo el Pueblo de Dios que las escucha. En la tarde del domingo día 27 ordenaremos presbítero a Mn. Pedro Morales, un salmantino-andorrano, ya maduro, que se ha estado preparando a fondo y largamente para convertirse en «sacerdote de Cristo», pastor a semejanza del Buen Pastor, evangelizador y acompañante del rebaño que Dios le confía. Y escuchará estas palabras tan impresionantes, las mismas que el 1º de mayo le fueron dichas a Mn. Joseph Geethafonkalan.

El sacerdote, por la imposición de manos del Obispo y la larga y solemne oración de consagración, recibe un don del Espíritu Santo que le configura para siempre al Hijo de Dios hecho hombre, y le hace don, le hace «otro Cristo» en medio del pueblo de Dios, al servicio de los creyentes y de toda la humanidad. Ya no se pertenece a sí mismo, sino que es tomado del todo por el Señor, que lo hace instrumento eficaz de su Amor, de su Palabra, de su Eucaristía, de su Ternura por el perdón y la gracia… y le hace Consuelo y Misericordia para todos, portador de Paz y de Servicio.

¿Y el sacerdote? ¿Cómo queda él existencialmente sellado para siempre? La palabra irrevocable de Cristo lo hace suyo, del todo y para siempre. «Haced esto en memoria mía… No sois vosotros que me habéis elegido a mí. Soy yo quien os he elegido, porque vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca«. Y el sacerdote obedece. Pone todos sus recursos, todo lo que él es y lo que tiene, para que Jesucristo sea conocido, amado y servido en todo. Ya no es él quien vive, sino Cristo quien vive en él. De ahí las palabras de la ordenación: «imita lo que conmemoras«. Conmemorará el sacrificio de la misa, y se debe sacrificar él mismo; ofrecerá la víctima pura que es la Pascua del Señor, y él tiene que ofrecerse del todo a los hermanos («si no, haría comedia» decía el beato Pere Tarrés); lavará los pies de los demás, y debe tratar de tener siempre el alma limpia; hará nacer nueva vida, y tiene que amar siempre la novedad del Espíritu; servirá a los pobres, y debe resplandecer ejemplarmente con una vida austera y desinstalada, pobre, para evangelizar; deberá acompañar a los laicos e ir siempre en misión, allí donde le envíen, y deberá tener un corazón siempre disponible, capaz de amar a todos con libertad y desprendimiento, nunca atado a nada ni a nadie; poseyéndolo todo, pero sin poseer nada.

Desde hoy tenemos un nuevo servidor de Cristo y de los hermanos, y eso nos llena de alegría y acción de gracias. Viene a sumarse al noble presbiterio de la Iglesia de Urgell, con tantos sacerdotes mártires, entregados, pobres, arraigados en su pueblo y animadores de la fe y del amor de todo el Pueblo de Dios.

Oremos por este nuevo sacerdote, Mn. Pedro, y por todos los sacerdotes del mundo. Por los jóvenes para que empiecen con ilusión, por los maduros que mantengan la perseverancia y por los ancianos, que reciban el agradecimiento por el ministerio realizado. Intercedamos por su santificación y su alegría pastoral. Démosles nuestro calor y nuestro aprecio, para que el Señor sea alabado en sus ministros, en aquellos que Cristo nos envía como pastores nuestros. Y encomendemos también a los seminaristas, para que se entreguen con generosidad a la misión que Cristo les reserva para trabajar, con Él, por la salvación del mundo.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 347 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).