Voluntarios de Stella Maris

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol       Antes de que se conocieran la brújula, el sextante y, por supuesto, el GPS, los marinos se orientaban de noche observando la Estrella Polar, que señalaba dónde estaba el norte, para determinar los otros puntos cardinales y establecer así el rumbo del barco.

La Iglesia invoca desde hace muchos siglos a la Virgen María con el título de Stella Maris, expresión latina que hace referencia a esta estrella del mar que guía a puerto seguro. También Ella nos conduce a Dios, nuestro destino de salvación.

El domingo pasado comentábamos la festividad de la Virgen del Carmen, patrona de navegantes, y esta vez desearía referirme a la delegación diocesana del Apostolado del Mar, Stella Maris, por los motivos que acabo de exponer.

En Tarragona esta delegación fue erigida en 1999, durante el pontificado de mi predecesor Mons. Lluís Martínez Sistach, en cumplimiento de una carta apostólica de Juan Pablo II en la que se daban directrices para la acción apostólica en el campo de la marina mercante y pesquera.

Considero muy importante esta labor, poco conocida pero tan necesaria, de atención social y espiritual a los navegantes, a sus familias y al personal que trabaja habitualmente en el puerto, en plataformas petroleras, escuelas náuticas y ambientes anexos.

Es una actuación hecha por voluntarios. Visitan a barcos que atracan en el puerto, ofrecen ayuda espiritual, a través de sacerdotes que se encargan de la tarea, pero también auxilian a las tripulaciones en casos de necesidad económica, como robo de documentación, abandono empresarial del barco y otras.

Quienes tienen contacto frecuente con las gentes de mar saben lo duro que resultan las largas separaciones familiares, lo penosa que es la navegación en determinadas condiciones meteorológicas y lo preocupante que es el ejercicio de la profesión pesquera, sometida a regulaciones que otros no siempre tienen en cuenta, al fenómeno de la globalización, la piratería en algunas aguas, y otros elementos.

El Apostolado del Mar ejerce su función benemérita, en el campo de las necesidades materiales y espirituales sin ningún tipo de discriminación por cuestiones de nacionalidad, lengua, raza o religión, como avanzadilla del diálogo interreligioso y ejercicio de ecumenismo práctico, llevados a cabo diariamente con la mayor naturalidad.

A la Virgen Stella Maris confío esta labor, a la vez que agradezco la importante colaboración que presta el Puerto de Tarragona para que los voluntarios puedan desarrollar su trabajo tan excelente.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.