Formas modernas de esclavitud

Mons. Saiz MenesesMons. Àngel Saiz Meneses        Quiero empezar mi escrito semanal con una anécdota. Cuando la Pontificia Academia de Ciencias Sociales envió al Papa Francisco una carta de agradecimiento por una audiencia que les había concedido, preguntándole también si deseaba que este organismo de la Santa Sede estudiase algún tema en concreto, no imaginaban la prontitud con la que llegaría la respuesta. Redactada a mano, en el mismo sobre del envío,  el Papa respondió: “Marcelo: Creo que sería bueno tratar sobre la trata de persona y la esclavitud moderna. La trata de órganos puede tratarse en conexión con la trata de personas. Muchas gracias, Francisco”. Así, en castellano, transmitió el Pontífice el encargo a su compatriota Marcelo Sánchez Sorondo, que explicó esta anécdota en una reciente visita a Barcelona.

“El tráfico de personas es el mayor negocio de la globalización”, declaró también. Los especialistas de las Naciones Unidas y de la Unión Europea estiman que actualmente sufren esta situación 30 millones de seres humanos, y que cada año esta cantidad se incrementa en dos millones más. Y esto es sólo la punta del iceberg. El 80 por ciento de estas personas suelen acabar dentro del mundo de la prostitución y el 20 por ciento restante en el trabajo forzado.

En noviembre del año pasado, las Pontificias Academias de Ciencias y de Ciencias Sociales organizaron una conferencia en Roma para expertos a la que participaron un centenar de asociaciones que trabajan en este ámbito. Y concluyeron que el tráfico de personas es una forma de esclavitud moderna que la globalización posibilita y que, desde el punto de vista antropológico, es un crimen contra la humanidad, que debería ser tipificado internacionalmente como tal.

Monseñor Sánchez Sorondo, llevando adelante el encargo del Papa Francisco, aspira a consolidar un pacto de las principales religiones del mundo contra la trata de personas. En las jornadas del pasado noviembre participaron diversas confesiones cristianas, y se ha unido al proyecto el gran imán de la Universidad Al-Azhar de Egipto, que es una de las máximas instituciones de referencia dentro del mundo islámico. Por eso es importante que se trate de un acuerdo dinámico, que espera la adhesión de otros grupos religiosos o sociales.

Esta nueva forma de esclavitud, en pleno siglo XXI, es gravísima y constituye un escándalo que se debe denunciar. Países ricos  en los que se vehiculan actividades degradantes a costa de personas de los países más pobres, siempre a costa de los más pobres y desfavorecidos. Es necesario reaccionar en todos los niveles y estamentos, comenzando por la acción legislativa y la intervención policial que han de ser coordinadas y eficaces. Es preciso también que muchas voces secunden en todos los ámbitos las denuncias valientes del Papa Francisco.

Sin duda son problemas difíciles de solucionar por su gran complejidad y por tantos intereses como entran en juego. Pero nosotros, como seres humanos y más aún, como creyentes,  no podemos cruzarnos de brazos ante esta situación; hemos de colaborar con nuestra oración, con las actuaciones concretas que estén a nuestro alcance, y también con nuestra denuncia en aquellos foros a los que tengamos acceso, de modo que la sociedad tenga  una mayor conciencia de esta lacra, y se llegue a abolir esta nueva forma de esclavitud.

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 388 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.