San Pedro y San Pablo, columnas de la Iglesia

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol       Por su importancia en el cristianismo primitivo y por la proyección de sus figuras hasta hoy, San Pedro y San Pablo han sido llamados columnas de la Iglesia. El primer Papa y el Apóstol de las gentes nos remiten directamente a Jesucristo y por ello su devoción es universal. En nuestra misma archidiócesis son muchas las muestras de devoción de que fueron objetos siempre.

A modo de ejemplo, pienso en Reus, que celebra en honor de San Pedro su Fiesta Mayor, y en su templo, la Prioral de San Pedro, construido sobre otra iglesia anterior. El actual comenzó a levantarse en el año 1512 y fue consagrado precisamente en la festividad de San Pedro en 1534, hace justamente 480 años.

Pienso en la fe de aquella gente que necesitó ampliar su iglesia para dar cabida a una población creciente y que quiso elevar un campanario que se viera en cuanto alguien se acercara a Reus. Medito también en un detalle emotivo: el corazón del gran pintor Fortuny, descansa entre los muros venerables de San Pedro.

Son muchas las parroquias, esparcidas por la archidiócesis y dedicadas al apóstol escogido por Cristo como fundamento de la Iglesia, o que honran a San Pablo, quien extendió el Evangelio en los países a los que pudo llegar a través de los medios de la época. Extendió su apostolado de Oriente a Occidente, y es precisamente la mención a los extremos de Occidente que hace probable su estancia en Tarraco.

De los templos y lugares de culto sometidos a su patronazgo, me fijo muchas veces en la capilla de San Pablo, conservada en uno de los claustros del Seminario. Considerando su antigüedad y su bella simplicidad de formas, la veo como una joya que se muestra en su caja, este claustro remodelado.

Cuando uno va al Vaticano encuentra, enmarcadas por la Columnata de Bernini y frente a la gran Basílica, las estatuas de estos dos gigantes de la fe: Pedro y Pablo. Todo el mundo les venera porque trascienden fronteras, pero a la vez son «nuestros», y he puesto ejemplos próximos para recoger esta realidad.

Estoy convencido de que nuestro mejor modo de ser fieles al testimonio de sus vidas es seguir con fidelidad y decisión lo que nos pide el papa Francisco, sucesor de Pedro y apóstol de las gentes de todo el mundo, como Pablo.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Artículos
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.