Carta con ocasión de la “Jornada de Oración por la Santificación del Clero"

Mons. José Leonardo LemosMons. Leonardo Lemos       Mis queridos Hermanos en el Sacerdocio:

Por deseo expreso del Santo Padre, y a través de una comunicación enviada por el cardenal prefecto de la Congregación del Clero, se nos recuerda que el día 27, próximo viernes, Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, se quiere celebrar en toda la Iglesia la JORNADA
DE ORACIÓN POR LA SANTIFICACIÓN DEL CLERO.

Para ese día se nos aconseja una serie de actos: reunión del clero, meditación, un momento de convivencia, adoración Eucarística y un ágape fraterno. En nuestra Diócesis ya lo hacemos en dos ocasiones al año: el día la Misa Crismal y en la Fiesta de San Juan de Ávila. En ese día, a las 20.00 horas, presidiremos la Eucaristía en la parroquia del Sagrado Corazón y daremos un especial relieve a esta jornada. Si os resulta factible, sería de desear que os unierais a esta concelebración, avisando a D. Enrique o a D. Bruno.

En caso de que no podáis asistir, os ruego que aprovechando la celebración de la santa Misa de esta solemnidad, en cada una de vuestras comunidades, elevéis vuestras súplicas al Dios de la misericordia pidiendo por la santificación de los sacerdotes y rogando al Dueño de la mies
que nos conceda vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada.

La Congregación para el Clero nos han enviado un texto del papa Francisco, que ya he comentado en otras ocasiones, para que lo tomemos en consideración y sirva para nuestra meditación: El sacerdote es una persona muy pequeña; la inconmensurable grandeza del don que nos es dado para el ministerio nos relega entre los más pequeños de los hombres. El sacerdote es el más pobre de los hombres, si Jesús no lo enriquece con su pobreza, el más inútil de los siervos, si Jesús no lo instruye pacientemente como a Pedro, el más indefenso de los
cristianos, si el buen Pastor no lo fortalece en medio del rebaño. Nadie es más pequeño que un sacerdote dejado a sus propias fuerzas1.

Pidamos con insistencia y con perseverancia al Corazón Misericordioso del Buen Dios para que nos ayude a ser evangelizadores con Espíritu, que se abren sin temor a la acción del Espíritu Santo (EG, 259); muy conscientes de que la Iglesia necesita imperiosamente el pulmón de la oración (nº 262) para convertirnos en esa “levadura” en el seno de la Trinidad (nº 283).

Mis queridos sacerdotes: desde el Seminario se nos ha enseñado la devoción al Corazón de Jesús; ese corazón traspasado por amor a la Humanidad que es el manantial al que debemos recurrir para alcanzar el verdadero conocimiento de Jesucristo y en donde el corazón humano
aprende a conocer el auténtico y único sentido de la vida y de su propio destino, a comprender el valor de una vida auténticamente cristiana, a permanecer alejado de ciertas perversiones del corazón, a unir el amor filial a Dios con el amor al prójimo2.

Me encomiendo encarecidamente a vuestras oraciones y os bendigo con afecto.

+ J. Leonardo Lemos Montanet
Obispo  de Ourense

 

1FRANCISCO, Homilía en la Misa Crismal, 17-IV-14

2Benedicto XVI, carta sobre el culto al Corazón de Jesús en el 50 aniversario de la Encíclica Haurietis aquas, 15-V-2006

Mons. José Leonardo Lemos Montanet
Acerca de Mons. José Leonardo Lemos Montanet 45 Artículos
Mons. J. Leonardo Lemos Montanet nació el 31 de mayo de 1953 en la parroquia de Santiago de Barallobre, ayuntamiento de Fene, provincia de Coruña y diócesis de Santiago de Compostela. A los 9 años se traslada con su familia a Ferrol, por destino de su padre, donde realiza los estudios hasta el bachillerato superior. Cursó el COU en el Instituto Xelmírez de Santiago de Compostela al tiempo que realizaba el propedéutico en el Seminario Mayor. Cursará los Estudios Eclesiásticos, siendo ordenado Diácono en el año 1978. En septiembre de ese mismo año será nombrado Formador en el Seminario Menor Diocesano de la Asunción. Desde este momento es socio de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz. El 19 de mayo de 1979 será ordenado Sacerdote al servicio de la Archidiócesis de Santiago de Compostela por el arzobispo D. Ángel Suquía Goicoechea. Continuó como Formador del Seminario Menor, al tiempo que colaboraba los fines de semana en la parroquia de Nuestra Señora de la Merced de Conxo (Santiago), hasta septiembre de 1982 en que es enviado a Roma para ampliar estudios. Allí obtendrá la licenciatura en Filosofía Teorética por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma y las diplomaturas de Arqueología Sagrada, Archivística y Biblioteconomía. Más tarde, obtiene el doctorado en Filosofía por la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Roma, en junio de 1987, con la tesis Lo que llamamos ser humano. Ensayo sobre la antropo-ontología de Ángel Amor Ruibal. En el curso 1985-1986 empezará su actividad docente como profesor de Filosofía en el Instituto Teológico Compostelano y en el Seminario Menor de la Asunción, hasta la actualidad. Entre 1986 y 1988 ejercerá de capellán de la Residencia Universitaria Cristo Rey en Santiago de Compostela y profesor de religión en el Chester College International School. Desde septiembre de 1988 hasta junio de 2001 será Formador en el Seminario Mayor de Santiago de Compostela, labor que compaginará como sacerdote adscrito de la parroquia de S. Fernando, desde 1987 hasta la actualidad. Tras su etapa en el Seminario Mayor es nombrado Director Técnico del Seminario Menor Diocesano en el año 2001, cargo que desempeña en estos momentos. En el Instituto Teológico Compostelano, Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, desempeñará el cargo de Vicedirector desde 2007 hasta la actualidad, Director de la Biblioteca de Estudio Teolóxicos de Galicia, desde 1993 hasta 2007 y Director del Instituto Superior Compostelano de Ciencias Religiosas desde 2006. En diciembre de 2003 será nombrado por el Arzobispo de Santiago, D. Julián Barrio Barrio, Canónigo de la Catedral de Santiago de Compostela, ocupando el oficio de Canónigo-Secretario Capitular de la misma. El 16 de diciembre de 2011 la Santa Sede hizo público que S. S. Benedicto XVI lo ha nombrado nuevo obispo de Ourense.