EVANGELIZAMOS ORANDO – En la Jornada Pro Orantibus

Mons. Ginés García BeltránMons. Ginés García Beltrán      Este domingo, solemnidad de la Santísima Trinidad, celebramos la Jornada Pro Orantibus, el día de los Consagrados en la vida contemplativa.

La contemplación del misterio de Dios nos trae a la memoria a aquellos que han hecho de su vida un canto de alabanza a Dios, al que dedican todo su tiempo en la contemplación del Misterio que los acerca de modo paradójico a la vida de los hombres. Nadie como los contemplativos saben escuchar el latido del mundo. Los contemplativos no se apartan del mundo, todo lo contrario, miran el mundo desde Dios. Desde sus vidas sumergidas en la escucha, los contemplativos sirven a la Iglesia, y evangelizan, es decir, llenan el mundo de Evangelio. Los contemplativos evangelizan orando.

La oración es una forma privilegiada de evangelización; es más, no hay verdadera evangelización si no es desde la oración. Sin la oración el anuncio misionero se convertiría en un proselitismo sin alma, en el anuncio de una idea, pero no en la comunicación del Evangelio que es vida. La oración nos hace testigos de lo que anunciamos. La experiencia de Dios que vivimos en el encuentro íntimo con Él nos capacita para ser sus testigos en la Iglesia y en el mundo.

Podemos preguntarnos, ¿qué hacen los contemplativos? ¿Cuál es su misión? Los contemplativos oran y trabajan. Pero lo importante no es lo que hacen sino lo que son. Con su vida nos muestran su vocación. Nos enseñan la belleza del rostro de Dios, nos llevan a lo esencial. Por eso, son también un signo profético en el mundo en que vivimos.

Os invito a conocer, a estar cerca de la vida de los contemplativos. Es un regalo participar de su oración, conocer su vida, contagiarnos de su paz y de su alegría, descubrir que hay muchas cosas en la vida que no son necesarias. La sencillez, la austeridad, la limpieza de corazón que transmiten los contemplativos son un bálsamo para tantas vidas cansadas y agobiadas.

Nuestra Diócesis tiene el privilegio de contar con cuatro monasterios femeninos de monjas contemplativas –dos en Guadix, uno en Baza y otro en Huéscar-. Son un tesoro para nuestra comunidad diocesana; un tesoro que hemos de cuidar como tal. Por eso, os invito a pedir por ellas, y a pedir por las vocaciones a este estado de vida. Ellas han elegido la mejor parte. ¿Por qué no va a haber jóvenes que quieran para su vida lo mejor? El Señor sigue llamando, y espera la respuesta de chicas generosas que quieran hacer de su vida una preciosa ofrenda en favor de los hombres, en una vida de contemplación.

Demos gracias a Dios por el don de la vida contemplativa, que hace a la Iglesia más hermosa y nos recuerda a todos que hemos de vivir en lo esencial, en Dios autor y meta de nuestra vida y salvación.

Con mi afecto y bendición.

+ Ginés García Beltrán,

Obispo de Guadix

Mons. Ginés García Beltrán
Acerca de Mons. Ginés García Beltrán 76 Artículos
S. E. R. Mons. Ginés Ramón García Beltrán, nació en Lorca (Murcia), siendo natural de Huércal-Overa (Almería), el día 3 de octubre de 1961. Después de cursar estudios de Enseñanza Media en el Instituto de Huércal-Overa de 1975 a1979, ingreso en el Seminario Conciliar de San Indalecio, de Almería. Cursó estudios de Teología en la Facultad de Teología de la Compañía de Jesús en Granada. Tras obtener la graduación de Bachiller en Teología en 1984, es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1985. Licenciado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma en 1986. En 1987 cursó estudios de doctorado en Derecho Canónico en la misma Universidad, y especialización en derecho matrimonial en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Ha desempeñado el ministerio sacerdotal como párroco de Mojácar (1987-1989), Rioja (1993-1994), «Santa María de los Ángeles», de la Capital (1994-996). Capellán de las Religiosas de la Inmaculada Niña «Divina Infantita» (1993-1994) y de las Religiosas Siervas de los Pobres, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús (1990-1992 y 2004 -2005). Arcipreste en la Capital (1994-1996). En 1996 Mons. D. Rosendo Álvarez Gastón le nombra Vicario General y Moderador de Curia, cargos en los que es confirmado en 2002 hasta 2005, por Mons. Adolfo González Montes, quien le nombra Canónigo Doctoral en 2003. Administrador parroquial de La Cañada y Costacabana (2005-2006); y de nuevo párroco de la importante parroquia de San Sebastián de la Capital de Almería, desde 2006. De 1989 a 1992 ejerció como Vicerrector del Seminario, Formador y Director espiritual en los Seminarios Mayor y Menor de Almería. Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia (desde 1989). Delegado Episcopal en el Colegio Diocesano de San Ildefonso (1991-1994). Profesor (desde 1990) y Rector en el «Instituto Teológico San Indalecio» para la formación teológica y pastoral diocesana (1993-1997). Delegado Episcopal del IV Sínodo Diocesano (1996-1999). En el «Centro de Estudios Eclesiásticos» del Seminario Conciliar (afiliado a la Facultad de Granada) ha sido Jefe de Estudios (1996-2003), Profesor de Teología (1997-2003), y es actualmente Profesor Ordinario de Derecho Canónico (desde 2005). En el «Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Almería» (adscrito a la Universidad Pontificia de Salamanca), ha sido Profesor de Derecho Canónico y Síntesis teológica (2007-2008). Entre otros cargos que ha desempeñado, el Obispo de Guadix fue durante años Profesor de Religión en diversos Institutos de Enseñanza Media (1989-1994). Responsable de Formación Espiritual de grupos de matrimonios. Como miembro del Tribunal Eclesiástico, ha sido en diversas causas Juez instructor y «ad casum»; entre ellas en la Causa de los Mártires de Almería (2003). Representante del Obispado de Almería en Unicaja (2001-2007). Miembros del Consejo Presbiteral (1995-2006), Consejo Pastoral Diocesano (1995-2006), Colegio de Consultores (desde 1995), Consejo Diocesano de Asuntos Económicos (2003-2005) y Consejo Diocesano de Arte y Patrimonio (1997-2005). El 3 de diciembre Su Santidad el Papa Benedicto XVI nombró a Mons. Ginés Ramón García Beltrán como nuevo obispo de Guadix. El 27 de febrero de 2010 fue consagrado obispo en la Plaza de Las Palomas, de la ciudad accitana. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Permanete y Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, desde el 12 de marzo de 2014. Anteriomente había sido miembro de la CEMCS y de la Comisión Episcopal de Patrimonio, desde 2010 a 2014. En la Asamblea de Obispos del Sur de España es el Obispo delegado para los Medios de Comunicación Social. El 13 de julio de 2016 fue nombrado miembro de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede.