«En la Iglesia debemos superar los complejos acerca de nuestra presencia en el mundo digital»

encuentro_protugalLos obispos de las comisiones de medios de España y Portugal animan a realizar una comunicación que tengan su centro en las personas, más que en las tecnologías Los obispos de las Comisiones de Medios de España y Portugal se han encontrado en su habitual encuentro anual, en Lisboa para unas sesiones de trabajo en torno al lema «Una red de personas».

Asistieron los presidentes de las Comisiones Mons. Pío Alves, de Portugal y Mons. Ginés García,de la Comisión de España, además de los miembros de estas comisiones y los directores de los secretariados en Portugal, Joao Aguiar, y España, José Gabriel Vera.

Las sesiones de trabajo fueron dirigidas por Fernando Martínez Vallvey, decano de la Facultad de Comunicación de la UPSA y Óscar Carmo, redactor jefe de la agencia Ecclesia, del episcopado portugués. Ambos facilitaron la reflexión en torno al tema del trabajo y suscitaron el diálogo entre los obispos que prepararon un documento final con las conclusiones que ofrecieron a los medios.

Estas conclusiones dicen así:

Los obispos de las Comisiones de Comunicación de las Conferencias Episcopales de Portugal y España hemos realizado entre los días 9 y 11 de junio de 2014 nuestro encuentro anual de trabajo, en la ciudad de Lisboa, en esta ocasión con el lema “Una red de personas”. Hemos reflexionado sobre el mensaje del Papa Francisco para la 48º Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, en el que llamaba a crear “una auténtica cultura del encuentro”.

La cultura del encuentro, propuesta por el Papa Francisco, no se refiere únicamente el contexto de la comunicación, sino que está presente en toda su reflexión sobre la política, la economía, la inmigración y, en el fondo, en todo su magisterio. En el campo de la comunicación,  esta cultura se relaciona con el ser de Dios que se caracteriza por su comunicación y por su amor interpersonal. El ser humano, cuando sabe amar y sabe comunicarse, se hace más cercano a Dios.

Confiamos que nuestra reflexión ayude a sentirnos más cercanos los unos de los otros,  y a percibir un renovado sentido de unidad de la familia humana que nos impulse a la solidaridad y al compromiso serio por una vida más digna para todos[i].

El nuevo paradigma de comunicación, introducido por internet y las redes sociales, ha producido algunos cambios importantes: el sujeto de la comunicación es cualquier persona no sólo los medios tradicionales; la comunicación no es unidireccional sino multilateral, no es unívoca sino interactiva; las respuestas que se ofrecen en la red no son precisas ni siquiera, en ocasiones, verdaderas. Ante esta realidad, el papel de los cristianos en las redes sociales es ayudar a discernir la verdad, a ofrecerla con claridad y redifundirla y multiplicarla, porque sólo la difusión de la verdad produce comunicación.

En suma, la dinámica de la nueva cultura de la comunicación nos exige adoptar una actitud de escucha y respuesta en el diálogo con el mundo de hoy. No basta sólo presentar un mensaje hay que escuchar y responder a la sociedad actual. Con el deseo de mostrar nuestra disponibilidad para encontrarnos con los hombres y las mujeres de nuestro tiempo y de “responder pacientemente y con respeto a sus preguntas y sus dudas en el camino de búsqueda de la verdad y del sentido de la existencia humana”[ii] compartimos las siguientes conclusiones:

1.- En la Iglesia debemos superar todos los complejos acerca de nuestra presencia en el mundo digital. Ser conscientes de que nuestro mensaje es una Persona, Dios que se hace hombre para salvarnos. Hay que  estar presente con esta originalidad, en diálogo con el mundo y en actitud de servicio.

2.- La comunicación de la Iglesia tiene que basarse en la verdad y en la autenticidad, fuerza vital que va más allá de la tecnología.

3.- La figura del buen samaritano es modelo de comunicación: se sintió implicado y se hizo prójimo con actitud de atención y servicio al otro. Hemos de procurar una comunicación que sea cercana a la gente, en los gestos y en las palabras: sencilla y eficaz, siguiendo el ejemplo del Papa Francisco.

4.- Entendemos la comunicación en términos de proximidad y creemos que ésta consiste tanto en reducir distancias como en transmitir contenidos. Por eso, la Iglesia debe reflexionar sobre cómo hacer que su mensaje llegue a todos.

5.- “La red digital puede ser un lugar rico en humanidad: no una red de cables, sino de personas humanas”[iii]. Por eso, el nuevo modo de comunicar hay que entenderlo como un cambio cultural y no sólo tecnológico.

6.- En el continente digital no hay espacios en blanco. La urgencia de la evangelización nos exige estar en él con nuestra propuesta de sentido: Jesucristo, camino, verdad y vida.

Por último, además de trasladar nuestro agradecimiento a todos los periodistas por su  entrega al servicio de la comunicación, les animamos a propiciar una auténtica cultura del encuentro que sitúe a las personas en el centro de su trabajo, por encima de otras condicionantes económicos, ideológicos o tecnológicos. Invocamos la ayuda de Dios y su bendición para sus personas y sus familias.

Lisboa, 11 de junio de 2014



[i] Cfr. Mensaje del Papa Francisco en la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2014.

[ii]  Benedicto XVI, Mensaje para la XLVII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 2013.

[iii] Francisco.  Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2014.

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).