Tenerife- La Laguna celebra por primera vez la fiesta de Jose de Anchieta como santo

fiestaAnchietaEl Obispo presidió en la Catedral la primera fiesta en honor de Anchieta como santo. Se cumplen precisamente este 9 de junio, 417 años de la muerte del apóstol de Brasil.

El prelado en la homilía destacaba el honor y el sano orgullo patrio de considerarlo «nuestro» porque nació en nuestra tierra y aquí recibió las bases de la fe que le permitieron, posteriormente, desarrollar una ejemplar y heroica vida cristiana.

Álvarez se preguntó sobre los rasgos de la vida del santo que pueden inspirar hoy a los cristianos a vivir y anunciar  el evangelio. Desde la experiencia de la vida de Anchieta, de su capacidad para convertir sus limitaciones en ocasiones para cambiar no solo su vida sino la historia de muchas personas, el obispo recordó que «supo de primera mano que Dios está en todo y eso le llevó a encontrarlo en todas las situaciones de la vida»- señaló. «Fue un jesuita que supo vivir el amar a Dios en todas las cosas y amar todas las cosas en Dios». Recordó que «no se puede evangelizar a quien no se ama. Compartimos con los demás, proponemos a quien llevamos en el corazón y nos llena de felicidad».

El Obispo propuso, sobre todo, imitar las actitudes de Anchieta que ha sido propuesto para la Iglesia como modelo de evangelizador, de entrega gratuita y plena a los demás, al anuncio del evangelio y a la promoción humana. «Un santo es un paradigma de vida cristiana en quien tenemos que mirarnos para: avergonzarnos de nuestra deficiente vida cristiana; para sentirnos estimulados a vivir conforme a lo que creemos con todas sus consecuencias; y para pedirle que nos ayude en nuestro camino de fe»- expuso.

El obispo recordó también las palabras del Papa Francisco en la Misa de Acción de Gracias por la Canonización: «san José de Anchieta supo comunicar lo que él había experimentado con el Señor, “lo que había visto y oído” de Él; lo que el Señor le comunicó en sus ejercicios. Él, junto a Nóbrega, es el primer jesuita que Ignacio envía a América. Un chico de 19 años. Era tal la alegría que tenía, tal el gozo, que fundó una nación, puso los fundamentos culturales de una nación, en Jesucristo. No había estudiado teología, no había estudiado filosofía; era un chico, pero había sentido la mirada de Jesucristo y se dejó alegrar, y optó por la luz. Ésa fue y es su santidad. No le tuvo miedo a la alegría».

Igualmente, el prelado nivariense tuvo palabras de recuerdo emocionado para su predecesor D. Felipe Fernández, e invitó a leer la carta pastoral que había escrito sobre el ya segundo santo canario. Su secreto: «la experiencia de fe que le llevó a ofrecerse a Dios y a la Virgen»- indicó. De modo que se puso en manos de Dios hasta el final, concluyó el obispo.

Tras la Misa tuvo lugar la procesión. Al llegar a la Casa de Anchieta, el obispo, el alcalde y el hermano mayor de la hermandad hicieron una ofrenda floral en fecha tan señalada.

 Este martes 10 de junio, continúan los actos pertenecientes a las Jornadas Diocesanas de Anchieta. A las 19:00 horas, en la Catedral, se celebrará una Eucaristía especialmente dirigida a los jóvenes. Posteriormente, a las 20:00 horas, el Patronato Nava acogerá una nueva conferencia. En esta ocasión la que pronunciará Fremiot Hernández González, catedrático de Filología Latina de la ULL y miembro del Proyecto “Anchieta”, que llevará por título: “La correspondencia epistolar activa de José de Anchieta”.

Las referidas jornadas dedicadas al segundo santo canario se clausurarán el miércoles 11 de junio, a las 20:00 horas, con la conferencia “Hagan un gran corazón. Una selva sin la otra no tiene solución”, a cargo de Fernando López, S.J. misionero en la Amazonía-Brasil.

(Diócesis de Tenerife La Laguna)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39254 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).