La Iglesia que desea el Papa Francisco

Mons. Saiz MenesesMons. Àngel Saiz Meneses       Pentecostés es la Pascua del Espíritu Santo, es también el comienzo de la Iglesia. En las diócesis catalanas, este Pentecostés del año 2014 está marcado por la presencia de los jóvenes cristianos, que el sábado, vigilia de Pentecostés, celebran el Aplec de l’Esperit, el encuentro festivo de la juventud cristiana convocado por los obispos catalanes.

Los jóvenes reunidos este sábado en Banyoles, diócesis de Girona, representan el futuro de la Iglesia. ¿Cómo habrá de ser la Iglesia en la que los jóvenes de hoy vivirán su madurez? ¿Cómo ha de ser la Iglesia que quiere el Papa Francisco, ya desde ahora? De hecho, lo dijo él mismo en su primer encuentro con los periodistas, recién elegido. “¡Cómo  quisiera una Iglesia pobre y para los pobres!” Nos lo dijo también en la reciente visita ad limina a los obispos, pidiéndonos que nuestras diócesis sean una comunidad acogedora, misionera, que se acerque a todos, en especial a los alejados de ella, con una actitud de diálogo.

Leyendo las homilías del cardenal Bergoglio cuando era arzobispo de de Buenos Aires, me ha impresionado constatar que lo que allí proponía es exactamente lo que ahora nos propone como sucesor de San Pedro.

En la ciudad de Rosario, el 8 de mayo de 2011, el cardenal Bergoglio presidió la misa con motivo de la clausura del Congreso Nacional de Doctrina Social de la Iglesia. En la homilía comentó dos de los textos del Evangelio que están entre sus páginas preferidas de la Biblia: uno es la parábola del “buen samaritano”, la del hombre bueno que, bajando de Jerusalén a Jericó, se encuentra un hombre que ha sido asaltado y herido, y lo atiende y lo lleva a una posada; el otro es  la narración del encuentro de Cristo con los “discípulos de Emaús”, los cuales abandonan el Cenáculo desanimados y se vuelven a su casa, pero se encuentran en el camino un desconocido, al que reconocen al Partir el Pan.

En aquella ocasión el cardenal Bergoglio dijo: “No queremos ser esa Iglesia temerosa que está encerrada en el cenáculo, queremos ser una Iglesia solidaria que se anima a bajar de Jerusalén a Jericó, sin dar rodeos; la Iglesia que se anima a acercarse a los más pobres, a curarlos y a recibirlos. No queremos ser esa Iglesia desilusionada, que abandona la unidad de los apóstoles y se vuelve a su Emaús, queremos ser la Iglesia convertida que, después de recibir y reconocer a Jesús como compañero de camino de cada uno, emprende el retorno al cenáculo, vuelve llena de alegría a la cercanía con Pedro, acepta integrar con los otros la propia experiencia de proximidad y persevera en la comunión”. (Encuentro este texto en el libro Pilares de un pontificado, Editorial San Pablo, en las páginas 129-130).

He transcrito íntegramente esta cita porque me parece que constituye una descripción de la Iglesia que desea nuestro Papa. Os invito a releerla y a pensar qué podemos hacer cada uno de nosotros para que la iglesia diocesana de Terrassa, nuestra Iglesia local, pueda encontrarse retratada en esta descripción. Este es mi deseo y mi plegaria al Espíritu Santo en esta “Pascua granada” del año 2014. Con estos propósitos, os deseo a todos una santa y gozosa Pascua de Pentecostés.

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 329 Artículos
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.