Alumnos de Religión de colegios públicos valencianos recaudan más de 4.300 euros para los cristianos perseguidos en Siria

635x370Cerca de 3.000 alumnos de la asignatura de Religión de colegios públicos en la archidiócesis de Valencia han recaudado más de 4.300 euros, a través de la realización de distintos mercadillos solidarios desde el pasado mes de febrero, que destinarán a la delegación en Valencia de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) para ayudar a los cristianos perseguidos en Siria.

La entrega del donativo tendrá lugar mañana, miércoles, en el Instituto de Educación Secundaria Músic Martí i Soler de Mislata, a partir de las 10.30 horas, con la participación de alumnos, representes de la comisión de Educación del Arzobispado y el delegado de AIN en Valencia, Dominik Kustra.

En la iniciativa, organizada por la comisión diocesana de Educación y Enseñanza Católica del Arzobispado de Valencia, en el marco del XVI Encuentro de Alumnos de Religión, se han implicado medio centenar de institutos de diferentes localidades de la diócesis en un total de 17 mercadillos solidarios instalados en las diferentes sedes de los encuentros, de febrero al pasado mes de mayo.

El importe ha podido “reunirse gracias al trabajo de los propios alumnos que han elaborado productos de comida u objetos artesanales para poner a la venta en los mercadillos, como pulseras y broches, y que ellos mismos se compran”.

Se trata del quinto año consecutivo que la recaudación de los mercadillos solidarios va a ser destinada a AIN, después de haber colaborado con esta entidad también los cursos pasados para ayudar a varios proyectos en Haití, Sudán, India y Argentina. No obstante, “esta iniciativa solidaria lleva desarrollándose desde hace 16 años, con los Encuentros de Alumnos de Religión”, impulsados por la misma comisión.

(AVAN)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).