"Comunicar, no manipular", solicita Mons. García Aracil en la Jornada Mundial de las Comunicaciones

Mérida-Badajoz Santiago Garcia AracilEl título de estas líneas puede parecer un tanto duro. Es cierto. Pero, observando la propia experiencia, y reflexionando sobre algunos aspectos de la comunicación humana y de los valiosos medios de comunicación social, podemos entender que no es así.»

Así arranca la colaboración que semanalmente publica el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Mons. Santiago García Aracil, en Iglesia en camino. Con el título “Comunicar, no manipular”, el Arzobispo muestra esta preocupación cuando la Iglesia celebra en la Festividad de la Ascensión del Señor la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, ocasión que aprovecha para a su vez dar gracias a Dios “por la riqueza de posibilidades humanas que ha sembrado en las personas en este campo tan importante de la vida social que es la comunicación”.

El Arzobispo de Mérida-Badajoz recuerda como “es deber de todos, por los medios al alcance de cada uno, hacer de la comunicación humana un medio de enriquecimiento personal y de progreso en el entendimiento mutuo”, abundando en el lema propuesto para la Jornada “La comunicación al servicio de una auténtica cultura del encuentro” .

Miembro en la Conferencia Episcopal de la Comisión de Medios, Mons. García Aracil señala  que “no es legítimo hacer de la comunicación social un medio para desacreditar al prójimo en beneficio propio”. En este sentido, hace mención a la “utilización de los medios de comunicación deformando la verdad, o urdiendo una calumnia al amparo del cobarde e inmoral anonimato”.

“Desde la fe cristiana sabemos que la difamación es pecado; y que su perdón sacramental requiere el compromiso firme de hacer lo necesario para devolver la fama a quien se ha perjudicado”, recuerda a los fieles el Arzobispo, para reafirmar más adelante que “si las consecuencias, directa o indirectamente procuradas, impiden la atención de acciones sociales legítimas y positivas, o van contra una acción eclesial claramente justificada y provechosa, la transgresión ética o moral es más grave”.

El Arzobispo de Mérida-Badajoz concluye que “debemos hacer un esfuerzo por contribuir a la recta utilización de la comunicación humana y de los Medios de Comunicación Social para acercar más entre sí a los pueblos, a las instituciones y a las personas”.

Y se despide de los lectores de la hoja diocesana Iglesia en camino anotando como “en verdad, estos objetivos o deberes, que muchas veces se conculcan o se incumplen en los instrumentos mediáticos, vertiendo apreciaciones sesgadas en nombre de la libertad de expresión, exigen de todos un esfuerzo de sinceridad  y de rectitud para la que necesitamos de la ayuda de Dios”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39253 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).