Begoña Ruiz: “Aprender a amar es cuestión de talento natural y trabajo disciplinado y constante”

begonaRecogemos la entrevista realizada a la profesora de la Fundación Desarrollo y Persona, Begoña Ruiz, con motivo de su participación como ponente de la tercera jornada del Curso de formación en matrimonio y familia  que organizan las diócesis gallegas celebrada el sábado 24 de mayo en la que  se abordó el tema “La vocación al amor en la sociedad actual: retos y respuestas».

P.- En el mundo de hoy, por cómo ha ido evolucionando la sociedad, ¿sigue teniendo sentido hablar de compromiso para  toda la vida? ¿La concepción del matrimonio que propone la Iglesia, no está algo trasnochada?

Justamente la primera pregunta es la que voy a tratar de responder a lo largo de la mañana de formación. La respuesta a la segunda pregunta, en breve, es no. No es una propuesta trasnochada porque mientras que el ser humano sea lo que de hecho es, la vocación a vivir un amor capaz de desafiar el paso del tiempo y las circunstancias de la vida es la vivencia que mejor se ajusta a su valor y dignidad.

P.- ¿Realmente se puede educar el amor?
Sí, claro. Todas las personas tenemos capacidad afectiva y como cualquier otra capacidad ya sea la que se tiene para aprender matemáticas, física o un idioma, el desarrollarla depende del talento natural que se tenga de entrada y del trabajo concienzudo por convertir los talentos naturales en virtud. Si le preguntas a Nadal o a Messi si no han tenido que trabajar para convertirse en artistas de su respectivo deporte, te van a contestar que sí, que mucho. Aprender a amar es cuestión de talento natural y trabajo disciplinado y constante.

P.-  Alguna gente tiene la opinión de que la Iglesia sólo se ha dedicado a reprimir y a imponer normas sobre el amor y la sexualidad ¿Qué puede aportar la Iglesia sobre este tema?

Mucho la verdad. La Iglesia siempre ha dispuesto de un tesoro maravilloso a partir del cual comprender el valor del cuerpo y la sexualidad, el tesoro se llama “encarnación de Cristo”. Si Dios se ha hecho hombre es porque considera digno de sí todo lo que es humano. A partir de ahí la sexualidad no puede ser algo sucio o malo. Claro que hay normas y prohibiciones de la misma forma que las hay para jugar un partido de futbol. Las normas son la condición indispensable para pasárselo genial jugando el partido. Lo mismo ocurre en la sexualidad, las normas son la condición para disfrutar del bien de la sexualidad que no es otro que el amor.

P.- Vd. lleva años impartiendo cursos de formación y talleres de educación afectivo-sexual en toda España, ¿realmente se puede educar el amor?

Al menos eso es lo que me dicen muchas personas después del curso. Un comentario repetido es “yo vine aquí para saber cómo responder a mis hijos o alumnos y resulta que el curso me ha servido a nivel personal y para mi matrimonio”. Cuando después de los años te vuelves a encontrar gente que hizo el curso y te dice que hubo un antes y un después, sientes la inmensa satisfacción de estar haciendo algo que vale la pena.

P.- ¿No tienen ya los jóvenes suficiente formación e información sobre este tema?

Tienen una exhaustiva deformación sobre el tema. Muchos jóvenes están inmersos en la auténtica educación en la infidelidad que se les propone a través de los medios de comunicación y pensamiento políticamente correcto, desde los que reciben un constante “protégete y disfruta”. Si te paras a pensar un poco es difícil disfrutar de una relación íntima en clave de “ten cuidado”¿Cómo pasarlo bien si tienes miedo? Así que de esta invitación incongruente se quedan con la parte buena, la de “disfruta”. Las consecuencias son tristes porque viven la posibilidad de transmitir la vida como una maldición cuando en realidad es un regalo maravilloso y – ETS aparte- el corazón se desgarra cuando la decepción espera a la vuelta de una relación en
la que no había conocimiento ni verdadera implicación.

P.- ¿No es la sexualidad un tema tabú para la Iglesia?

Creo que cada vez menos. Yo no hago más que hablar del tema y esto casi siempre en un ambiente eclesial. Pienso que la tendencia es a concederle el valor que tiene, a profundizar y trasmitirlo. Queda mucho por hacer y es verdad que te encuentras reticencias, pero lo cierto es que una vez que se han articulado respuestas convincentes para las preguntas del hombre de hoy, -cosa que creo que está ya hecho- el paso siguiente, el de salir a la calle y ponernos a conversar, se va a hacer más pronto que tarde, porque la urgencia es máxima, la verdad.

P.-  Desde su experiencia en estos cursos, ¿cuál podríamos decir que es el primer desafío/problema que se debería de atajar?

No sé… tenemos que ser capaces de hacer oír nuestra voz en la opinión pública, en el debate político, pero sobre todo lanzarnos a por los niños y jóvenes, literalmente convertirnos en acompañantes que proponen alternativas de ocio y tiempo libre que les permita  vivir relaciones de amistad que no estén erotizadas. Tenemos que entender que el reto del momento es una llamada a ser adultos que acompañen a los más jóvenes a descubrir su vocación al amor, enseñándoles a madurar su vida interior, hacerles personas acercándoles a Dios. Sin complejos, con cariño y convencimiento.

(Curso de Formación en Matrimonio y Familia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).