Cincuenta años de Cáritas

Mons. Alfonso MilianMons. Alfonso Milián         El próximo sábado día 31 celebraremos los cincuenta años de nuestra Cáritas Diocesana. Quiero que sea un recuerdo de profundo significado, en el que nos encontremos, como Iglesia, los voluntarios, los colaboradores y el personal técnico que
hacéis posible el servicio que nuestra Cáritas realiza en las diversas parroquias y a través de su organización diocesana. Quiero que sea un día especial para nuestra Iglesia que peregrina en Barbastro-Monzón. Quiero que en nuestros corazones estén presentes de forma principal todos los que, en estos cincuenta años, han acudido a Cáritas pidiendo ayuda. ¡Cuanto bien ha hecho esta institución de la Iglesia a favor de los necesitados!

El acto central de esta jornada será la Eucaristía que celebraremos en la parroquia de san José de Barbastro. Una emocionada acción de gracias por todo el bien que el Señor nos ha concedido hacer durante estos años. También pediremos perdón por el bien que hubiéramos podido hacer y no hemos hecho, y por lo que debiéramos haber hecho mejor. El sacramento de la Eucaristía nos lleva siempre a compartir nuestra vida y nuestros bienes con los necesitados. En el momento del ofertorio se escenifica, en cada Eucaristía, el vínculo del Cuerpo de Cristo eucarístico con el Cuerpo eclesial formado por todos los hermanos. No se pueden separar Eucaristía y caridad. Están íntimamente unidas. No podemos recibir el cuerpo de Cristo y estar alejado de los hermanos, particularmente de los que tienen hambre y sed.

Cáritas es el organismo de la Iglesia para la acción caritativa y social en sus diversos niveles: parroquial, diocesano, regional y nacional. No es una organización más, que sirve a los pobres, como lo hacen otras muchas. Cáritas es la misma Iglesia que sirve a los pobres y tiene una mística, una espiritualidad, que dan sentido al quehacer concreto a favor de los pobres. Cáritas da algo más que pan, pues, como dijo
Jesús, no solo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Hoy celebramos la Jornada Diocesana del Enfermo. Una jornada muy importante porque los enfermos también son objeto preferente del cuidado de la Iglesia.

Los problemas de salud son una de las preocupaciones que atendemos los cristianos con particular esmero, pues en un momento u otro, todas las familias sufren la experiencia de la enfermedad.

Agradezco a los sacerdotes, a los voluntarios que colaboráis con ellos en la Pastoral de la Salud y también a los profesionales vuestra cercanía y acompañamiento con los enfermos y a sus familias. Alabo las visitas a los enfermos que hacéis los sacerdotes y el gran servicio de los capellanes del Hospital. Unos y otros lleváis paz, consuelo, esperanza a los enfermos y, cuando llega el momento, confortáis a los
moribundos con los sacramentos para el camino hacia la Casa del Padre. Que Jesucristo, que vivió el mayor dolor por amor a todos, fortalezca a los enfermos y a quienes cuidáis de ellos para que seáis expresión de su generosidad en dar la vida por nosotros

Con mi afecto y bendición.

+ Alfonso Milián Sorribas
Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Artículos
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.