Jóvenes junto al lago de Banyoles

Mons. Saiz MenesesMons. Àngel Saiz Meneses       Cada tres años, aproximadamente, tiene lugar en un punto de Catalunya el llamado “Aplec de l’Esperit”.  Recibió este nombre en 1982. Desde entonces este encuentro ha sido como el hilo conductor de la pastoral de los jóvenes en las diócesis catalanas. El precedente de los diversos encuentros de este Aplec –reunión o romería- fue el celebrado en 1978 en Siurana, por iniciativa de los Minyons Escoltes y Guies Sant Jordi. Han seguido luego los encuentros tenidos en El Miracle (1982), Poblet (1985), Lleida (1988), Manresa (1991), Girona (1994), Vilafranca del Penedès (1998), La Seu d’Urgell (2002), Tarragona (2007) y Terrassa, donde se celebró el último (2010).

Actualmente, este encuentro de jóvenes cristianos está convocado por los obispos de las diócesis de Catalunya, de las Islas Baleares y de Andorra, a través de las delegaciones de Pastoral de Juventud, que forman el Secretariat Interdiocesà de Joventut (SIJ), organismo de coordinación de las iniciativas de los jóvenes.

El próximo se celebrará el día 7 de junio en Banyoles. Es el sábado de Pentecostés. Se reunirá –como los anteriores- en el clima de la llamada “Pascua granada”, la Pascua de Pentecostés, la Pascua del Espíritu Santo y la fiesta del nacimiento de la Iglesia. De esto se trata en este encuentro: de preparar y celebrar el nacimiento de la Iglesia entre la actual juventud. Me dirán que ciertamente la tarea no es fácil. Bien que lo sabemos. Pero nuestra confianza está puesta en la gracia de Dios, en la fuerza del Espíritu Santo y en la autenticidad espiritual de nuestros jóvenes cristianos.

Nos gustaría que fueran muchos más, sin duda los jóvenes que participan en la Iglesia. Pero tampoco queremos vivir obsesionados por las grandes cifras, sino por la autenticidad de los que somos. Por lo menos, como aspiración. Tampoco la autocomplacencia sería buena. El Papa Francisco nos avisa que no nos encerremos en la satisfacción de una Iglesia que se contempla a sí misma –autorreferencial, la llama él-, sino que salgamos a la calle. En otras palabras, que no sólo nos esforcemos en recibir bien a los que vienen, sino que salgamos a las calles para invitar a entrar en la Iglesia. Por supuesto, proponiendo y no imponiendo, como dijo San Juan Pablo II.

Nos reuniremos, pues, en Banyoles en esta edición. Y lo haremos junto al lago, que en este caso evocará en todos nosotros el lago de Genesaret, o de Galilea, tan unido a la biografía terrena de Jesús. Junto al lago, el Señor llamó a sus apóstoles; junto al lago enseñó, en las aguas del lago calmó la tempestad que amenazaba la barca y en aquellas mismas aguas realizó el milagro de la pesca milagrosa. A las orillas del lago se apareció una vez resucitado –como un amigo anónimo en un primer momento- a los apóstoles. Y Juan, el apóstol místico, fue el primero en reconocerlo y en anunciarlo a sus compañeros: “¡Es el Señor!´`, les dijo.

Y este es el lema del Aplec de este año. El cartel que lo anuncia es muy expresivo. Sobre un fondo marinero, que evoca el lago de Galilea –o, en este caso, el de Banyoles- y en el centro de un mosaico formado por una gran cantidad de peces de diversos colores, se adivinan los rasgos de las facciones del Señor resucitado. Y se lee el lema del encuentro: “Es el Señor”.

Invito a los jóvenes cristianos de nuestra diócesis a compartir esta experiencia festiva de encuentro con el Señor y de invocación del Espíritu Santo. Y pido a todos los diocesanos que quieran rezar por los frutos de este nuevo encuentro juvenil cristiano.

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 329 Artículos
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.