Girona “TEMPS DE FLORS”

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas      Hoy, quinto domingo del tiempo pascual, se clausuran los días en que nuestra ciudad de Girona, sede del obispado, se ha convertido en un jardín, o, mejor dicho, en muchos jardines: Girona, “temps de flors”. 

He recordado montajes florales de años anteriores, he revisado algunas notas escritas, he repasado fotografías, guardo en la memoria las explicaciones de los responsables, he escuchado de nuevo comentarios de algunas de las personas conocidas que he acompañado. Todo ello me ha animado a  dejar por escrito algunos pensamientos que unen este hecho con la vida cristiana. 

–   La belleza de las ornamentaciones florales y la belleza de la fe.

–   Todo se inició al sembrar una sencilla y pequeña semilla que se ha convertido en un gran acontecimiento que acoge a muchísimas personas.

–   La capacidad de convertir los espacios que configuran la vida cotidiana en espacios para gozar y contemplar.

–   Sin el esfuerzo paciente de muchas persona lideradas por María Cobarsí a lo largo de muchos años, no tendríamos hoy “temps de flors”. 

El papa Benedicto, asumiendo intuiciones de sus predecesores, se refirió con frecuencia a la vía o camino de la belleza como camino de experiencia de Dios. Debemos recordar que la creación del mundo, de los espacios galácticos, de los animales, de las personas… es la primera carta de amor de Dios a toda la humanidad. Éste es uno de los mensajes de los primeros capítulos del Génesis, el primer libro de la Biblia. La belleza de las flores y las plantas, icono de la creación, me ha sugerido que debemos redescubrir la belleza de la fe como respuesta a la manifestación de Dios, a su revelación. El Tapiz de la Creación de nuestra catedral se extiende, de una manera actual y creativa, por la ciudad. 

Todo se inició hace cincuenta y nueve años con una sencilla exposición de ramos de flores y de plantas, que, pese a las dificultades y gracias al esfuerzo, paciencia y trabajo de un buen número de persones, se ha convertido en un acontecimiento ciudadano de gran renombre y que acoge a muchísima gente. Me recuerda la parábola de Jesús en la que se compara la fe con un grano de mostaza, una pequeña semilla que se convierte en una gran planta. O cuando indica a sus discípulos que puede que solo sean una pequeña dosis de sal o una luz en un punto elevado, pero que da sabor a toda una comida e ilumina toda la casa. 

Estamos tan acostumbrados a pasar por nuestras calles, a mirar nuestros monumentos, a subir escaleras, a entrever patios interiores, plazas… que precisan de una ornamentación para descubrir o redescubrir su armonía, su valor, su belleza y, sobretodo, para gozar, no solo mirándolos sino contemplándolos. Gozar de los espacios cotidianos es el “plus” de Girona, “temps de flors”. Contemplar, desde los ojos de Jesús, hechos, personas, la vida de cada día… nos permite gozarla y saborearla. 

Sin esfuerzo, sin voluntad por superar las dificultades, sin paciencia, sin trabajo en equipo, sin colaboración, no tendríamos hoy “temps de flors”. Sin esfuerzo, sin paciencia, sin voluntad por superar dificultades y dudas, sin comunidades cristianas… no gozaríamos de la vida cristiana.

 + Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 372 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.