Nadie va al Padre sino por mí

Cartagena Lorca PlanesMons. José Manuel Lorca        Todos recordamos cómo el Papa Francisco sorprendió al mundo cuando, en el encuentro con los jóvenes de Argentina, en la JMJ de Río, se hizo una pregunta que respondió de inmediato: “¿Qué es lo que espero como consecuencia de la Jornada de la Juventud? Espero lío… Quiero que la Iglesia salga a la calle”. Más adelante les explicó a los jóvenes la importancia de ofrecer la grandeza del regalo de la fe, el don de conocer a Cristo, porque el que conoce a Cristo lo da entero; no se guarda la fe, se abre la puerta para llevarla a los demás y se da entera. A esta experiencia nos invita el salmo de este domingo, a aclamar, a dar gracias, a cantar en honor a Dios, porque nos libra de las redes de la muerte. ¡Cantad la Victoria de Dios! pero cantadla para que se oiga, con vuestras palabras y con la vida. Esto era lo que gritaba Isaías: “Súbete a lo alto del monte, alegre mensajero…; clama con voz poderosa, mensajero…, clama sin miedo y dile a la ciudad: Ahí está vuestro Dios” (Cfr. Is 40,9).

Deteneos en la lectura del Evangelio para disfrutar de la autorevelación de Jesús como verdadero Dios y verdadero hombre. Primero en la expresión «YO SOY», que Jesucristo utiliza al referirse a su propia persona, es un eco del nombre con el cual Dios se manifestó hablándole a Moisés (Cfr. Ex. 3, 14) y haciéndole ver que tenía poder para salvarles. Pero, en segundo lugar, manifiesta la explícita vinculación de Jesús con el Padre: “Nadie va al Padre sino por mí” y les habla de «la casa del Padre», a la cual Él va a prepararles un lugar (Cfr. Jn 14, 1-3). En este momento es cuando se llega al punto más bello de este texto, cuando les dice: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Jesús es el camino porque ninguno va al Padre sino por medio de Él (Cfr. Jn 14, 6). Más aún: quien lo ve a Él, ve al Padre (Cfr. Jn 14, 9). “¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre en mí?” (Jn 14,10). Jesucristo es camino, es vida, es luz, es verdad, porque es Dios y nos dice: “¿Quieres caminar? Yo soy el camino, ¿Deseas no equivocarte? Yo soy la verdad, ¿No quieres morir? Yo soy la vida.

Que no tiemble vuestro corazón, que Jesús se presenta como amigo y sus palabras ahuyentan las inquietudes y los temores, da seguridad y descanso al alma. El que se fíe de Él nunca quedará defraudado. El Señor se ha hecho camino y su camino es rectilíneo, lleva necesariamente a la vida; no lo destruirá la lluvia o los elementos de la naturaleza; no lo asaltaran los ladrones; ni aparecerán señales equivocadas o falsas. Por medio de Jesús andarás seguro, sin tropiezos; no desearás mirar atrás, pensando en lo que dejaste; caminarás con confianza, “no perdáis la calma, creed en Dios y creed en mí”. Feliz domingo.

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 307 Artículos
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.