Los retos de las grandes ciudades

Mons. Lluís Martínez SistachMons.  Lluís Martínez Sistach      Los próximos días –del 20 al 22 de mayo– Barcelona acogerá la celebración de la primera fase del Congreso Internacional sobre las Grandes Ciudades. Con esta comunicación quisiera explicar el sentido de esta iniciativa y sus dos fases.

La primera es la que viviremos esta semana. Durante tres días escucharemos varios expertos en sociología, en teología y en pastoral. Se trata de especialistas muy reconocidos y prestigiosos de diversos continentes, porque es un congreso que quiere ser verdaderamente internacional. La segunda fase, prevista para el próximo mes de noviembre, llevará a nuestra ciudad a cardenales y arzobispos de grandes concentraciones urbanas para reflexionar sobre lo que nos hayan dicho los expertos en la primera fase. El Congreso esperamos que se pueda terminar en Roma poniendo en manos del Papa las propuestas que hayamos formulado y escuchando sus orientaciones.

El papa Francisco ha seguido con mucho interés esta iniciativa, porque le preocupa cómo debe realizar su misión la Iglesia en las ciudades actuales. Dos hechos, entre muchos otros, lo ponen en evidencia. Siendo todavía arzobispo de Buenos Aires, el 25 de agosto de 2011, habló a los participantes en el primer Congreso regional de Pastoral Urbana. Es uno de los textos más expresivos de sus preocupaciones como pastor responsable de la acción de la Iglesia en el llamado Gran Buenos Aires. Comenzaba su intervención diciendo que «ser ciudadano de una gran ciudad es algo muy complejo hoy en día, ya que los vínculos de raza, historia y cultura no son homogéneos y los derechos civiles no son plenamente compartidos por todos los habitantes». La ciudad moderna –decía el cardenal Bergoglio– incluye muchísimos no-ciudadanos, ciudadanos a medias y ciudadanos sobrantes, es decir, excluidos y marginados».

Ya como Papa, en el que está considerado por todos como su documento programático –el titulado La alegría del Evangelio–, dedica un apartado a lo que denomina los «desafíos de las culturas urbanas». Son un claro desafío también para el cristiano porque –escribe el Papa– «en estas enormes geografías humanas el cristiano ya no suele ser promotor o generador de sentido, sino que recibe otros lenguajes, símbolos, mensajes y paradigmas que ofrecen nuevas orientaciones de vida, a menudo en contraste con el Evangelio de Jesús. Una cultura inédita late y se elabora en la ciudad» (n. 73).

Los próximos días nos queremos acercar con realismo, escuchando a los expertos, a la realidad de la cultura y la vida urbana. No lo tienen fácil el cristiano y la Iglesia en las grandes concentraciones humanas del presente. Pero no podemos olvidar una constatación sociológica que hizo el cardenal Bergoglio en el Congreso de Pastoral Urbana que he citado: que «la Iglesia al inicio se formó en las grandes ciudades de su tiempo y se sirvió de ellas para extenderse». ¿Qué debemos aprender de la ciudad actual? ¿Qué mirada debemos tener y qué acciones debemos hacer hoy los cristianos en la ciudad moderna? Responder a estas preguntas es el objetivo del congreso que iniciamos los próximos días en Barcelona.

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Artículos
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.