Carta de los Obispos aragoneses a los sacerdotes, consagrados y seglares de nuestras iglesias particulares con motivo de la venida a Zaragoza de su Eminencia Reverendísima el Cardenal Walter Kasper

Mons. Manuel UreñaMons. Manuel Ureña       Muy queridos hijos:

La Provincia Eclesiástica de Zaragoza acostumbra celebrar cada año, durante el tiempo litúrgico pascual, una jornada de meditación y de oración para todos los sacerdotes, obispos y presbíteros, de las diócesis aragonesas, así como también abierta a todos los fieles cristianos.

Tal jornada versa siempre sobre uno de los temas nucleares que la Sede Apostólica propone cada año a la consideración y a la reflexión de la Iglesia Universal. Así, desde hace ya algunos años, hemos venido celebrando jornadas sobre la Eucaristía; sobre el Año Paulino; sobre el sacerdocio ministerial; sobre la Palabra de Dios; sobre la Nueva Evangelización para la transmisión de la fe ; y sobre el Concilio Vaticano II y sus cuatro grandes constituciones, a propósito del Año de la Fe.

Y, entre los ponentes invitados a impartir la conferencia central de la jornada y a presidir la Eucaristía del día, pudimos contar entre nosotros, durante los últimos años, al arzobispo metropolitano de Lyon, Card. Philippe Barbarin; al prefecto de la Congregación para las causas de los Santos, Cardenal Angelo Amato; al arzobispo presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, Salvatore Rino Fisichella; y al Cardenal prefecto de la Congregación para los obispos, S. Em. Rvdma. Marc Ouellet.

Pues bien, en este año de gracia de 2014, cuando los signos de los tiempos anuncian de nuevo la necesidad de volver la mirada al perdón total y de encomendarnos incesantemente a Dios, los obispos de la Provincia Eclesiástica de Zaragoza creímos oportuno, en nuestra sesión ordinaria del pasado mes de octubre, lanzar la sugerencia de que la presente jornada de oración y de meditación girase en torno a una ponencia sobre la misericordia divina.

Y, en lo que se refiere al ponente, los obispos de la Provincia Eclesiástica de Zaragoza manifestamos entonces nuestra voluntad unánime de invitar a S. Em. Rvdma., el cardenal Walter Kasper, a venir a Zaragoza con este fin.

La referida invitación fue cursada al Sr. Cardenal a principios del pasado mes de diciembre y fue aceptada inmediatamente por él para el 22 de mayo del presente año, jueves del quinto domingo de Pascua.

¡Demos gracias a Dios! Y demos gracias también al papa Francisco, con cuya anuencia viene el señor cardenal Kasper a la Sede de la Provincia Eclesiástica de Zaragoza.

Su Eminencia Rvdma. el cardenal Walter Kasper nació en Heidenheim an der Brenz, diócesis de Rottenburg-Stuttgart (Alemania), el 5 de marzo de 1933. Fue ordenado presbítero el 6 de abril de 1957.

Tras haber obtenido el doctorado teológico, fue profesor de teología dogmática en las universidades de Münster y de Tübingen.

Aunque ha escrito sobre todas las disciplinas de la teología, destaca entre sus obras la trilogía Jesús el Cristo, 1976, con su edición definitiva en 2002; El Dios de Jesucristo, 1985, con su edición definitiva en 2011; e IglesiaCatólica. Esencia, realidad y misión, que vio la luz en 2011. También ha conocido un éxito editorial sin precedentes su obra de 2012 Barmherzigkeit. Grundbegriff des Evangeliums-Schlüssel chirstlichen Lebens, libro éste vertido al español por la editorial Sal terrae, de Santander, en 2013, con el título La misericordia. Clave del Evangelio y de la vida cristiana.

Pastor celoso y entregado, además de gran intelectual y de teólogo serio, Walter Kasper fue elegido obispo por el Espíritu y por la Iglesia para ocupar la sede de Rottenburg-Stuttgart, el 17 de abril de 1989, recibiendo la ordenación episcopal el 17 de junio del mismo año. En 1999, el papa san Juan-Pablo II lo llamó a Roma para nombrarle, primero, arzobispo secretario, y, después, presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos. Y, en el consistorio del 21 de febrero de 2001, el Papa lo creó cardenal de la Santa Iglesia Romana. Por último, aceptada la renuncia a su cargo por imperativos de la edad, Walter Kasper es actualmente Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y miembro de varios dicasterios romanos.

El próximo jueves, 22 de mayo, el cardenal Walter Kasper, cuya presencia entre nosotros coincide con la llegada de la reliquia de San Juan de Avila a Zaragoza, nos hablará sobre la misericordia divina, la cual constituye el núcleo y la suma de la revelación bíblica de Dios, el concepto fundamental del Evangelio y la clave de la vida cristiana.

Digámoslo con palabras del propio Kasper: “El evangelio de la misericordia divina en Jesucristo es lo mejor que se nos puede decir y lo mejor que podemos escuchar y, al mismo tiempo, lo más bello que puede existir, porque es capaz de transformarnos a nosotros y de transformar nuestro mundo a través de la gloria de Dios en su graciosa misericordia. Esta misericordia, en cuanto don divino, es simultáneamente tarea de todos los cristianos. Debemos practicar la misericordia. Debemos vivirla y atestiguarla de palabra y de obra. Así, por medio de un rayo de la misericordia, nuestro mundo, a menudo oscuro y frío, puede tornarse algo más cálido, algo más luminoso, algo más digno de ser vivido y amado. La misericordia es reflejo de la gloria de Dios en este mundo y quintaesencia del mensaje de Jesucristo que nos ha sido regalado y que nosotros, por nuestra parte, debemos regalar a otros. […] Este mensaje de la misericordia divina tiene consecuencias para la vida de todo cristiano, para la praxis pastoral de la Iglesia y para la contribución que los cristianos deben realizar a la configuración de un orden social digno, justo y misericordioso”.

Bienvenido, Eminencia, a la tierra de María, a la casa de María del Pilar, nuestra Madre, la Madre de todos los hombres.

† Manuel Ureña Pastor, Arzobispo Metropolitano de Zaragoza

† Alfonso Milián Sorribas, Obispo de Barbastro-Monzón

† Carlos-Manuel Escribano Subías, Obispo de Teruel y de Albarracín

† Julián Ruiz Martorell, Obispo de Huesca y de Jaca

† Eusebio Hernández Sola, Obispo de Tarazona 

Mons. Manuel Ureña
Acerca de Mons. Manuel Ureña 137 Artículos
Manuel Ureña Pastor nació en Albaida (Valencia) el 4 de Marzo de 1945. Realizó sus estudios de Enseñanza Primaria en las Escuelas Nacionales de su pueblo natal. En Septiembre de 1959 ingresó en el Seminario Metropolitano de Moncada (Valencia), en donde cursó el Bachillerato Elemental y el Bachillerato Superior, y, posteriormente, el quinquenio de Estudios Eclesiásticos, obteniendo en junio de 1970 el título de Bachiller en Teología. Entre los años 1968 y 1973, cursó Estudios Superiores de Historia y de Geografía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Literaria de Valencia. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca con una tesina sobre “El tema de Dios en el joven Leibnitz”. El 14 de Julio de aquel mismo año, 1973, recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos del entonces Sr. Arzobispo Metropolitano, S.E. Rvdma., Mons. José María García Lahiguera. A partir de septiembre de aquel año ejerce el ministerio sacerdotal, como coadjutor, en la parroquia de Nuestra Señora del Olivar de Alacuás (Valencia) y, al mismo tiempo, imparte clases de Teología pastoral, de Teología Fundamental y de Teología de la fe en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia. En Septiembre de 1976 es enviado a Roma para cursar estudios superiores de Filosofía en la Pontificia Universidad de Santo Tomás. Allí obtendrá en abril de 1984 el grado de Doctor en Filosofía con una Tesis Doctoral sobre el pensamiento del filósofo neomarxista alemán Ernst Bloch titulada: “Ernst Bloch:una interpretación teleológica –inmanente de la realidad” que mereció la máxima calificación académica. En 1980, es nombrado Director del Colegio Mayor "San Juan de Ribera", de Burjasot (Valencia), y profesor de Metafísica y de Historia de la Filosofía Antigua en la Facultad de Teología de Valencia. Durante dos semestres impartiría también las asignaturas de Filosofía de la Religión y de Historia de la Filosofía medieval. En 1987 es nombrado miembro de la Blochsgesellschaft, en la entonces República Federal de Alemania. El 8 de Julio de 1988 el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de la Diócesis de Ibiza, siendo consagrado el 11 de septiembre de aquel mismo año. Y, desde el 20 de abril de 1990, simultaneó su ministerio episcopal en Ibiza con el de Administrador Apostólico de la Diócesis de Menorca. En Julio de 1991, el Papa Juan Pablo II lo trasladó a la Diócesis, entonces recien creada, de Alcalá de Henares, nombrándolo, al mismo tiempo, Visitador Apostólico de los Seminarios Mayores de las provincias eclesiásticas de Andalucía y Administrador Apostólico de la Diócesis de Ibiza. En 1992, el entonces Presidente de la Conferencia Episcopal Española y Arzobispo de Zaragoza, S. E. Rvdma., Mons. Elías Yanes Álvarez, lo nombró Consiliario Nacional de la Adoración Nocturna Española, cargo que sigue ejerciendo en la actualidad. En Julio de 1998 es nombrado Obispo de la Diócesis de Cartagena, Administrador Apostólico de la diócesis de Alcalá de Henares y Gran Canciller de la Universidad Católica de Murcia. Promovido al Arzobispado de Zaragoza el 2 de abril de 2005, comenzó a ejercer aquí su ministerio de sucesión apostólica el 19 de junio del mismo año, al tiempo que era nombrado Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena y Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral Social, de Seminarios y Universidades, y del Comité Episcopal ‘Pro vita’. En la actualidad es miembro de la Comisión Episcopal de para la Doctrina de la Fe. Su investigación filosófica gira en torno al pensamiento marxista y al pensamiento postmoderno. En teología, ha trabajado bastante el pensamiento de los teólogos católicos Karl Rahner y Hans Urs von Balthasar; y, en teología protestante, ha familiarizado mucho con los teólogos protestantes Karl Barth y Dietrich Bonhoeffer. Sus trabajos científicos son ya más de 60. Y su principal publicación es el libro Ernst Bloch, ¿un futuro sin Dios? (BAC MAIOR (Madrid) 1986). Reconocimientos: Hijo Predilecto de Albaida, Medalla de Oro de la ciudad de Murcia, Defensor de Zaragoza 2008, Premio IACOM (Instituto Aragonés de Comunicación). Premio Fundación Carlos Sanz 2010. Caballero de Honor de Ntra. Sra. del Pilar. Encargos pastorales: Miembro de la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal, trienios (1993-1996; 1996-1999; 1999-2002; 2002-2005; 20005-2008; 2008-2011). Miembro de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (2011-2014). Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. Doctor Honoris Causa por la Universidad Católica San Antonio de Murcia.