Aplecs, convivencia y fraternidad

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol        Los «aplecs» son una reunión de personas con motivo de una fiesta o celebración determinada. Son manifestaciones populares de larga tradición en Cataluña y pueden obedecer a muchas motivaciones: de tipo religioso, político o de carácter cívico y cultural,  o simplemente festivos.

La archidiócesis de Tarragona celebra a lo largo del año, pero especialmente durante los meses de abril, mayo y junio, muchos «aplecs», siempre y exclusivamente de tipo religioso. Hay unos encuentros arciprestales de larga tradición, como el que se refiere al arciprestazgo del Baix Penedès, que este año llega a la edición veintinueve; el del Urgell-Garrigues hará el número treinta y dos. Y lo mismo podríamos decir de los que se hacen en los arciprestazgos del Baix y Alt Camp, o los también muy tradicionales en la Conca de Barberà.

Hay otros también muy populares: el Aplec de Siurana, que se remonta a siglos atrás y que reúne personas de todas las parroquias del Priorat, Montsant y otros peregrinos. También tiene larga tradición el Aplec del santuario del Tallat, cerca de Rocallaura y Vallbona de les Monges. Y no quiero dejar de señalar el de la Rosa, del Santuario de Sant Magí de la Brufaganya, lugar desde donde, en los alrededores de la fiesta de Sant Magí, en el mes de agosto, se recoge el agua para llevarla hasta Tarragona.

Mención especial merece el Aplec de l’Esperit  que es un encuentro de los chicos y chicas de  las diócesis de Cataluña para ayudarles a vivir la propuesta de Jesús por medio de la fiesta, la celebración, la fraternidad, la música…reconociendo y agradeciendo el gran regalo del Espíritu Santo, ya que se hace en la víspera de Pentecostés, este año el 7 de junio, alrededor del lago de Banyoles. Todos los jóvenes de Cataluña están invitados.

La Eucaristía es el momento central de todos los «aplecs», normalmente al final de la jornada festiva y de comunión, donde ha habido varias actividades y una comida de hermandad, y también un lema que ayuda a dar unidad a todo el día.

Los «aplecs» son parte de lo que podemos llamar piedad popular, que el papa Francisco nos anima a mantener y purificar; y ayudar con estas oportunidades a que mucha gente pueda descubrir la alegría del Evangelio, la alegría de compartir una jornada de hermandad. Por todos estos motivos animo a asistir.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Artículos
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.