Carta a los niños de Primera Comunión

Mons. Cerro ChavesMons. Francisco Cerro     Queridos niños: Gracias por vuestras innumerables cartas y, especialmente, por las respuestas que dais a mis preguntas, tan acertadas y  bellas. Sois la alegría y esperanza de la Iglesia.

Se acerca el día hermoso de vuestra primera comunión.

Entre todos los regalos que vais a recibir, el más grande y más valioso es la Eucaristía. El Hijo de Dios, en persona, viene a nuestro encuentro, porque nos ama y quiere estar siempre entre nosotros.

¡Qué bonito es tener amigos! Con ellos jugamos, estudiamos y reímos…

Jesús es el más grande y bueno de los amigos. Entregó su vida por todos en la cruz, lo recibimos, cada vez que queremos, en la eucaristía y además  nos ofrece la felicidad para siempre en el cielo, ¡nadie nos regala tanto como Él!

En la  eucaristía entramos en comunión con Dios y  en comunión con los demás. Los amigos de Jesús disfrutamos practicando el verbo compartir. Si Jesús nos ofrece mucho amor y felicidad, nosotros  debemos colaborar en la misión de hacer felices a los demás, especialmente a los que carecen de lo más elemental para vivir.

Por eso, como en año anteriores os invito a construir el “puente de la fraternidad” con  un centro de niños discapacitados, en una barriada pobre de Puertoviejo,  Ecuador.  Allí está entregada a ellos, la misionera hermana Juana Galán, natural de Montánchez.

El papa Francisco, hace unos días invitaba a los niños a participar, todos los domingos en la Misa,porque es el día de la resurrección del Señor. Decía: “con la eucaristía pertenecemos a la Iglesia, al Pueblo de Dios, al Cuerpo de Dios, a Jesucristo”.

Somos una familia universal, sin fronteras, que resplandece con brillo especial, cuando comparte con alegría.

Enhorabuena por recibir a Jesús.  Gracias también por vuestra generosidad, que contribuirá a la felicidad de  otros niños.  Que la alegría del amor de Dios llene vuestro corazón, el de vuestra familia y el de todos los niños del mundo.

Os bendice vuestro amigo,

+ Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 145 Artículos
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.