Juan Pablo II y Juan XXIII serán canonizados

Mons Ángel RubioMons. Ángel Rubio       El domingo 27 de abril dos Papas de nuestro tiempo serán canonizados en Roma. Serán declarados santos por la práctica heroica de las virtudes evangélicas. Al canonizarlos son propuestos como modelo en todo el orbe y se les otorga un culto público y obligatorio.

El día de la canonización de los dos nuevos santos —fiesta de la Divina Misericordia— ha sido elegida por el papa Francisco para subrayar la vinculación de sus dos predecesores con el mensaje del amor de Dios y con los llamamientos que ambos hicieron a los católicos para que vivieran y trasmitiesen con su testimonio la misericordia de Dios. De hecho fue Juan Pablo II quién instituyo durante el jubileo del año 2000 la festividad de la Divina Misericordia de Dios en el segundo domingo del tiempo pascual y fue providencial que él mismo murió en la tarde del sábado víspera del domingo de la Divina Misericordia de 2005.

El papa Juan XXIII pasó a la historia como uno de los pontífices que más hablo directa o indirectamente, con gestos y palabras del amor incondicional del Padre que comprende y corrige a sus hijos sin despreciarlos. Cuando abrió el Concilio Vaticano II, Juan XXIII, explicó que la misericordia debe ser el gran testimonio de la Iglesia para nuestra época. “La esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia más que la de la severidad”. Cincuenta años más tarde el Papa que le sucedería y ahora lo proclama santo ha llegado a decir: “La Iglesia Católica quiere mostrarse madre amable de todos, benigna, paciente llena de misericordia y de bondad para con los hijos separada de ella”.

Juan XXIII, el Papa “bueno” —como se le llamaba— y Juan Pablo II, “santo súbito” —¡santo ya!, que gritaron el día de su muerte— serán llevados a los altares para ser invocados y venerados. Los santos son modelos propuestos por la Iglesia y nunca deben desplazar a Cristo. Los primeros santos cristianos fueron los mártires, es decir, los imitadores de Cristo que dieron gloria a Dios y brillo a la Iglesia al derramar su sangre por la fe.

De los dos Papas canonizados se han recibido muchas gracias del cielo y por supuesto se ha producido alguna curación milagrosa, o sea, inexplicable desde el punto de vista científico. El informe de los médicos y el parecer de los teólogos para verificar el carácter milagroso del hecho ha sido positivo. Después de todo el proceso, el Papa, con el Consejo de Cardenales, han fijado el momento y la fecha oportuna para realizar la canonización.

No podemos terminar  esta efeméride sin recordar la visita de Juan Pablo II a nuestra ciudad de Segovia en el año 1982. Era el día de su cumpleaños (4 de noviembre) y ante el Acueducto fue recibido por los segovianos para la celebración de la Palabra que tuvo lugar recordando a San Juan de la Cruz, el gran maestro de los senderos que conducen a la misión con Dios. “Sus escritos siguen siendo actuales”, afirmó el Papa quien a pesar de su cansancio bajó para postrase ante el sepulcro del místico castellano que custodian los PP. Carmelitas. Se despidió visitando a la Virgen de la Fuencisla donde pidió “por todos los hijos de España y de esta noble tierra segoviana”.

La Diócesis de Segovia peregrinó a Roma en el año 2011 para agradecer esta visita histórica e inolvidable y celebrar la Eucaristía en el altar de la Basílica de San Pedro donde está sepultado Juan Pablo II. Así mismo, se levantó una hermosa escultura de bronce en el patio de la casa de la Fuencisla para recordar siempre esta memoria a nuestra ciudad donde se pudo tocarle, hablarle y recibir su bendición.

+ Ángel Rubio Castro

Obispo de Segovia

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Artículos
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca. CARGOS PASTORALES Tanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004. El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año. El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor. Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.