PASCUA: ¡CREER PARA VER!

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas      ¡Aleluya, Cristo ha resucitado! ¡Buena y feliz Pascua!

 El testimonio de san Pedro sobre Jesús es impresionante porque lo ha transformado: “…lo mataron clavándolo en un patíbulo, Dios lo resucitó al tercer día, y concedió que se apareciese a unos testimonios, no a todo el pueblo, que hemos comido y bebido con él después que hubiese resucitado de entre los muertos”.

Éste es el hecho central del mensaje cristiano, la Pascua, Jesús muerto y resucitado. Sobre este hecho se edifica la Iglesia del resucitado. Sin resurrección seríamos, como dice san Pablo, los más desgraciados de todos los hombres. Pero con la resurrección hay fe y hay esperanza, todo es posible. Ciertamente la Vida ha vencido a la muerte.

 Nuestra fe no se fundamenta en un sentimiento vaporoso de Dios o de trascendencia al margen de Jesús. Hoy en día existe una búsqueda de espiritualidad en muchos ámbitos, que responde al deseo de dar  sentido a la existencia. Esta búsqueda es loable, porque hace a las personas más receptivas, aunque no se puede hablar todavía de fe cristiana. Ésta es muy precisa: Jesús y su misterio de muerte y resurrección; apertura de la totalidad de la persona al Señor resucitado, que también se hace presente en nosotros. Se fundamenta en el testimonio apostólico –primeros testimonios que guarda y transmite la Iglesia- y en la gracia de Dios.

La exclamación de María Magdalena, preocupada por la desaparición del cuerpo, y dirigida a los dos discípulos Pedro y Juan, es como un eco de muchas voces estridentes y silenciosas al mismo tiempo: “¿Dónde está este Señor del cual habláis? ¿Dónde podemos hallarlo?”. O también: “Jesús, el Señor ha desaparecido de nuestra vida, de mi vida”.

Puede ser que en algunos momentos “no sepamos o no sepan dónde lo han puesto”, pero ello no es motivo para abandonar y dejar de creer, sino para pedir ayuda y seguir buscando, como María Magdalena.

 Alarmados por sus noticias, Pedro y Juan, el discípulo amado, fueron corriendo al sepulcro, y es cuando Juan nos deja el testimonio de su primera experiencia: “Vio los lienzos tendidos… y creyó”. Todavía no ha visto a Jesús resucitado pero, al contemplar los signos, cree. Es el primer testimonio de la resurrección. Sin verlo directamente, creyó en la victoria de Jesús sobre la muerte, creyó en el triunfo de la vida, creyó en las escrituras y en la palabra de Jesús.

 Nosotros con frecuencia quisiéramos ver para creer, cuando solo precisamos creer para ver.

 Hasta aquí, la situación es muy parecida a la que vivimos todos nosotros: tenemos los signos, tenemos el testimonio apostólico, tenemos la palabra de Jesús, tenemos el testimonio de millones de personas a las que la fe en la resurrección les ha cambiado la vida.Tenemos la gracia que nos permite experimentar en nosotros mismos las consecuencias de la resurrección del Señor.

 Por todo ello digámonos de todo corazón: “¡Feliz Pascua”.

+ Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 403 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.