Entregado a la muerte por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación (Rom 4, 25)

Mons. Vicente Jiménez ZamoraMons. Vicente Jimémez      La Pasión salvadora del Señor y su gloriosa Resurrección iluminan todo el año litúrgico con el resplandor de su luz y de su gracia.

Desde el principio de la Cuaresma nos venimos preparando con ejercicios de penitencia y obras de caridad. Ahora, cercana ya la Noche Santa de la Pascua, nos disponemos con toda la Iglesia a celebrar los misterios sagrados de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.

Muchos cristianos comenzarán una semana laica de vacaciones, entregados al ocio, la vacación y el turismo. Nosotros, miembros de la Iglesia, somos invitados a celebrar cristianamente estos días santos, entregados a la conversión y el perdón de nuestros pecados; al silencio y vivencia de los misterios que nos dan la nueva vida de la
gracia santificante; a la contemplación del Amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, “entregado a la muerte por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación” (Rom 4, 25).

La Semana Santa conmemora los misterios de nuestra salvación realizada por Cristo en los últimos días de su vida, comenzando por su entrada mesiánica en Jerusalén el domingo de Ramos y terminando con su Resurrección gloriosa el domingo de Pascua.

La Semana Santa es el tiempo en que se condensa la celebración del Misterio Pascual, de una manera litúrgica y sacramental en los templos y de una manera figurativa y plástica con las procesiones y actos de piedad popular en las calles y plazas, que organiza con esmero y dedicación la Junta General de Cofradías Penitenciales de
nuestra ciudad de Santander.

Desde este saludo del Programa de la Semana Santa felicito a la Junta General de Cofradías Penitenciales y exhorto a todos, sacerdotes, miembros de vida consagrada, cofrades y fieles laicos a participar con fe y devoción en los misterios que celebramos estos días santos. ¡Feliz Semana Santa y Pascua de Resurrección!

+ Vicente Jiménez Zamora

Obispo de Santander

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 254 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.