Alzamos los ramos en honor de Cristo victorioso.

martorell7Mons. Julián Ruiz Martorell           Queridos hermanos en el Señor:

Os deseo gracia y paz. El Domingo de Ramos la liturgia nos invita a recordar con fe y devoción la entrada triunfal de Jesucristo en la ciudad santa de modo que, acompañándole con nuestros cantos y participando de su cruz, merezcamos un día tener parte en su resurrección. Antes de rociar con agua bendita los ramos, el sacerdote puede elegir entre dos oraciones, una de las cuales dice: “Acrecienta, Señor, la fe de los que en ti esperan y escucha las plegarias de los que a ti acuden, para que quienes alzamos hoy los ramos en honor de Cristo victorioso, permanezcamos en él dando fruto abundante de buenas obras”. Presentamos al Señor tres peticiones, las dos primeras son explícitas, la tercera se expresa como una consecuencia.

Primera petición: “Acrecienta, Señor, la fe de los que en ti esperan”. Solamente el Señor puede hacer crecer nuestra fe, solamente Él puede hacerla más vigorosa, más firme, más fuerte y estable. Reconocemos que nuestra fe es frágil, necesitada de vigor y crecimiento. La fe como adhesión y como aceptación del contenido de la salvación. La fe como confianza y como acogida y vivencia de un proyecto de vida. Nuestra carta de presentación es humilde: somos los que esperan en el Señor. En Él tenemos puesta nuestra esperanza. Nuestra vida está anclada en Él. Hacia Él dirigimos nuestra mirada y nuestros pasos y de Él lo esperamos todo, como reconoce el libro de las Lamentaciones: “es bueno esperar en silencio la salvación del Señor” (Lam 3,26), que también afirma: “hay algo que traigo a la memoria, por eso esperaré: Que no se agota la bondad del Señor, no se acaba su misericordia; se renuevan cada mañana, ¡qué grande es tu fidelidad!” (Lam 3,21-23).

Segunda petición: “escucha las plegarias de los que a ti acuden”. El Señor nos invita constantemente a escuchar su voz. “Escucha, Israel” (Dt 6,4) son las palabras iniciales de la oración más repetida por el pueblo de la Antigua Alianza. Pero también nosotros suplicamos que el Señor nos escuche, que atienda nuestras plegarias cuando acudimos a Él con fe renovada e incrementada. En un camino de regreso, de conversión, volvemos al Señor por el sendero de la obediencia, conscientes de que nos separamos de Él por la desidia de la desobediencia. Le pedimos que acoja, que reciba nuestra oración.

Tercera petición: que “permanezcamos en Cristo dando fruto de buenas obras”. Los que esperamos en el Señor, los que acudimos a Él, llevamos en nuestras manos los ramos en honor de Jesucristo vencedor del pecado y de la muerte, y suplicamos permanecer en Él a través del fruto de las buenas obras. Pedimos tener con Él un vínculo estable, no transitorio, permanente, no episódico. Y el permanecer en Él, como los sarmientos unidos a la vid, nos asegura la genuina fecundidad. San Pablo escribe: “el fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí” (Gal 3, 22). “Como la muchedumbre que aclamaba a Jesús, acompañemos también nosotros con júbilo al Señor”.

Con estas palabras, y después de haber proclamado el evangelio de la entrada de Jesús en Jerusalén, comenzamos la procesión del Domingo de Ramos. El caminar juntos expresa y manifiesta nuestra condición de pueblo peregrino que ora al Padre para que las enseñanzas de la pasión de Jesucristo “nos sirvan de testimonio, y que un día participemos en su gloriosa resurrección”.

+Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Jaca y de Huesca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 361 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.