ANTE LA INDIFERENCIA, VALENTÍA PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO – Reflexión sobre las palabras del Papa a los obispo españoles (y III)

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández      Queridos hermanos y amigos:

Quiero concluir hoy la reflexión que con vosotros he hecho sobre el mensaje del Papa a los obispos españoles en la Visita ad Limina. El Santo Padre ha querido darnos en sus palabras cuatro puntos importantes para que los obispos en nuestras diócesis y con la colaboración de todos pongamos en obra, son los siguientes:

1.- Prestar una atención particular al proceso de iniciación a la vida cristiana y despertar y avivar una fe sincera.

2.- Favorecer la preparación al matrimonio y el acompañamiento de las familias.

3.- Interés de vuestras Iglesias particulares en la pastoral vocacional.

4.- El amor y el servicio a los pobres es signo del Reino de Dios que Jesús vino a traer.

Podemos decir que estos cuatro puntos son los elementos fundamentales de la pastoral que debemos seguir en cada una de nuestras comunidades, el Papa no sólo nos proponía estas cuatro tareas, también nos daba algunas pistas de cómo poder realizarlas, os invito a secundar conmigo lo que debe ser nuestro principal interés.

1.- Prestar una atención particular al proceso de iniciación a la vida cristiana. Francisco  señalaba especialmente a los niños como receptores de esta iniciación, presentándoles nuestra fe no sólo como unamera herencia cultural sino como un regalo, un don que nace del encuentro personal con Jesús y de la aceptación libre y gozosa de la nueva vida que nos ofrece. Esta iniciación cristiana no se concluye con la catequesis de preparación a la primera comunión o a la confirmación sino que debe ser un empeño continuado por un anuncio incesante y animación constante, para que el creyente sea coherente con la condición de hijo de Dios que ha recibido en el bautismo.

 2.- Favorecer la preparación al matrimonio y el acompañamiento de las familias. La familia como nos dice el Papa es lugar nativo de convivencia en el amor, célula originaria de la sociedad, transmisora de vida e iglesia doméstica donde se fragua y se vive la fe. Por ello todo lo que hagamos para favorecer la pastoral familiar producirá grandes frutos ya que, como nos dice Francisco: Una familia evangelizada es un valioso agente de evangelización, especialmente irradiando las maravillas que Dios ha obrado en ella. Una familia evangelizada es un valioso agente de evangelización, especialmente irradiando las maravillas que Dios ha obrado en ella. Por ello debemos dar importancia a la preparación al matrimonio, avivando así una fe sincera.

 3.- Interés de vuestras Iglesias particulares en la pastoral vocacional. Como sabéis los que compartís cada semana mis cartas éste es el tema en el que más insisto y por ello hago mías las palabras del Santo Padre: Es un aspecto que un obispo debe poner en su corazón como absolutamente prioritario, llevándolo a la oración, insistiendo en la selección de los candidatos y preparando equipos de buenos formadores y profesores competentes.

4.- El amor y el servicio a los pobres es signo del Reino de Dios que Jesús vino a traer. Como nos dice el Papa es mucho lo que a través de Caritas y otras obras benéficas de la Iglesia se hace en España que debemos seguir manteniendo también en nuestra diócesis a pesar de las dificultades económicas por las que pasamos.

Creo que estos cuatro puntos que nos ofrece el Papa son fundamentales y que entre todos debemos proponer también en nuestra diócesis de Tarazona. Pidamos en este tiempo de Cuaresma esta valentía para anunciar y vivir todos juntos el Evangelio.

Con todo afecto os saludo y os bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

 

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 231 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.