Mirar al futuro con la audacia del realismo

Gil_HellinMons. Francisco Gil Hellín       En una ocasión, una persona, tan sabia como creyente, me decía: “En nuestra existencia hay dos clavos de los cuales pende todo: el de “la vida”, en el plano biológico, y el de “la fe”, en el plano cristiano”. Es verdad, si falla la vida, todo lo demás sobra. Y si se pierde la fe, se derrumba todo el edificio espiritual. Por este motivo, pocas cosas pueden merecer más la pena que defender la vida y la fe de las personas. Quizás esto explique por qué todas las culturas hayan defendido siempre la vida humana y que el derecho a la vida y el respeto de la dignidad de la persona sean valores que la Declaración Universal de los Derechos Humanos propone como fundamento para la convivencia.

Nuestra cultura presenta un panorama ambivalente sobre la vida. Por un lado, no regatea esfuerzos y apoyos para combatir las enfermedades y lograr que nuestra vida tenga cada vez mayor calidad. Gracias a Dios se han logrado avances extraordinarios y estamos a la espera de que pronto podamos vencer algunas enfermedades que todavía se resisten. En medicina prenatal ha habido logros realmente espectaculares, gracias a los cuales hoy son posibles terapias e incluso operaciones intrauterinas en beneficio de los no nacidos.

Frente a todo esto, no acaba de dar el paso hacia una situación que orille definitivamente lo que el Beato Juan Pablo II calificó como “cultura de la muerte”. Más aún, algunas élites, que se autoproclaman progresistas, siguen enarbolando esa cultura como logros y adquisiciones irrenunciables.

Las cosas han llegado a tal punto en las sociedades occidentales que se ha invertido completamente la pirámide poblacional, con una desproporcionada base de niños y jóvenes, frente a una cúspide, también desproporcionada, de personas mayores. Los demógrafos hablan ya de “emergencia” biológica, porque estas sociedades están arriesgando no sólo su bienestar sino su misma existencia. No es una exageración. Pensemos, por ejemplo, lo que ocurre en una familia donde no nacen niños. No sólo arriesga la calidad del mañana, cuando necesite, además de medios económicos, cariño y atención amorosa. Arriesga su misma existencia, porque llegará un momento en el que nadie podrá tomar el relevo y asegurar el apellido.

Por tanto, lo verdaderamente realista y progresista es, incluso desde el punto de vista utilitarista, la transmisión, educación y cuidado de la vida. Por mal que suene a tantos, el traer hijos al mundo sigue siendo una aportación absolutamente prioritaria para nuestras sociedades occidentales. Pienso que haríamos bien en repasar la historia de la caída del Imperio Romano y el traspaso de su grandeza a los bárbaros. Porque el desprecio y menosprecio por la vida fue una de sus principales causas. Personalmente, siempre he sentido vértigo cuando estudio las grandes cristiandades que se asentaron en Oriente y en el Norte de África, muchas de las cuales han desaparecido por completo. ¿Puede ocurrir que un día, más bien cercano, sea borrada del mapa del mundo la civilización europea? No se trata de ser alarmistas. Pero hay que usar la inteligencia que Dios nos ha dado y salir de la cárcel del egoísmo, cuyo horizonte es el disfrute inmediato.

Los gobiernos deben tomar buena nota de lo que ya está sucediendo y poner remedios eficaces en pro de la trasmisión y educación de la vida humana. Todo lo que sea favorecer la maternidad: desde los horarios labores adecuados hasta la conservación del puesto de trabajo, pasando por ayudas a los niños en edad escolar, el transporte, mayores desgravaciones fiscales, ayudas para la vivienda y un largo etcétera es tener visión de futuro y apostar por el mañana. La Jornada por la Vida, que los católicos de España hemos celebrado el pasado 25 de marzo, viene a recordarnos todo esto y a estimularnos en la aplicación de medidas eficaces en pro de la vida humana.

+ Francisco Gil Hellín

Arzobispo de Burgos

Mons. Francisco Gil Hellín
Acerca de Mons. Francisco Gil Hellín 207 Articles
Mons. D. Francisco Gil Hellín nace en La Ñora, Murcia, el 2 de julio de 1940. Realizó sus Estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Diocesano de Murcia entre 1957-1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma entre 1966-1968. Además, estudió Teología Moral en la Pontificia Academia S. Alfonso de Roma entre los años 1969-1970. Es Doctor en Teológía por la Universidad de Navarra en 1975. CARGOS PASTORALES Ejerció de Canónigo Penitenciario en Albacete entre 1972-1975 y en Valencia de 1975-1988. Subsecretario del Pontificio Consejo para la Familia de la Santa Sede de 1985 a 1996. Fue Vicedirector del Instituto de Totana, Murcia entre 1964-1966 y profesor de Teología en la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia (1975-1985). También en el Istituto Juan PAblo II para EStudios sobre el Matrimonio y Familia (Roma, 1985-1997) y en el Pontificio Ateneo de la Santa Cruz en Roma (1986-1997). Juan Pablo II le nombraría despues Secretario del Dicasterio de 1996 a 2002. Fue nombrado Arzobispo de la Archidiócesis de Burgos el 28 de marzo de 2002, dejando su cargo en la Santa Sede, y llamado a ser miembro del Comité de Presidencia del Pontificio Consejo para la Familia desde entonces. El papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Burgos el 30 de octubre de 2015, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 28 de noviembre de 2015. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar y de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida desde el año 2002. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Burgos desde 2011 hasta 2015. Además fue miembro de la Comisión Episcopal del Clero de 2002 a 2005.